No encontrarás un héroe

Ahora que aún es tiempo te diré:
¡Ten cuidado con lo que buscas!
Es mi obligación, tengo que advertírtelo…
Aquí hallarás secretos después de escarbar en terreno peligroso,
algunos tal vez te parezcan tiernos, otros cómicos,
pero no prometo por el resto…

Si vienes a buscar un héroe,
puedo ahorrarnos tiempo, te adelanto que no lo encontrarás;
he de ser sincero porque eso es lo que hay aquí.

Si vienes, encontrarás errores, manías, 
temores, ansiedades, algunas obsesiones,
una curiosidad insaciable y un centenar de ideales…

Aquí no hay mascaras de ningún color,
ni disfraces escondidos detrás de pasadizos secretos, 
sólo sentimientos en distintos niveles,
la llave es el tiempo, sólo dame tiempo.

No es que haya muchas cosas complicadas,
todo lo contrario, todo está envuelto de una asombrosa simplicidad. 
Aunque como es sabido, todo tiene sus excepciones.
Por ejemplo los martes,
los martes aquí son peor que los lunes, 
atrapados entre el inicio y mitad de la semana,
… no sé qué hacer con ellos. No es que los odie,
pero no son mis favoritos,
creo que algo que los salva es que son un número par,
es su único punto a su favor… tal vez tú puedas cambiar eso.

¡Oh! Si decides venir a casa,
puedo prometerte mucho,
pero no prometo que encuentres a un hombre de metal inquebrantable,
de claridad constante, resistente a todo, 
de vista inaudita, que hace lo correcto a todas horas. 
Aquí lo que mejor vale es la perseverancia.

¡Oh! Claro que si vienes a casa,
mi felicidad tendría que ser escrita en mayúsculas y en negritas,
todos los días celebraríamos. 
Encontrarías un par de manos para sostenerte,
mis fuerzas para protegerte,
y una vida para compartirte.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rafael Altamirano’s story.