Yo: ¿Por qué fui tan tonto?

Yo, yo, yo, empezó silente,

pero a paso firme,
ínfimo, casi inexistente,
creció hasta invadirme.

Yo, yo, yo, germinó veloz,
lo regué bastante, 
mutó, enemigo atroz, 
y yo consentí ignorante.

Yo, yo, yo, más que una
vivencia, mi filosofía,
que en mi gran ceguera
siempre repetía.

Yo era el primero,
yo tenia razón,
yo hablaba altanero
y ahogaba tu voz.

Yo escogia por tí,
yo valía por dos,
yo era el “feliz”,
me olvide de vos.

Yo, yo, yo, fue guía primero
en cada decisión
verdugo postrero,
de nuestra relación.

Yo, yo, yo, era favorito
en mi repertorio,
ahora yazco muerto
viendo mi velorio;
en mi soliloquio
me pregunto absorto:
¿Por qué fui tan tonto?

EAG

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.