Una parte histórica del punk norteamericano contado en viñetas

Radiónica

“CBGB OMFUG”, la antología de historietas que nos muestra la vida en este legendario club desde la perspectiva de otros que lo visitaron a fondo.

Por: Iván Samudio

Desde hace varios años hemos podido disfrutar de diversas producciones culturales que se han puesto en la tarea de relatar la historia del punk desde diferentes ángulos. Existen algunas películas que podríamos decir son obligatorias para acercarse al origen y el desarrollo de varias agrupaciones, pero también de aquellos hombres que fueron los productores, gestores, divulgadores y promotores que ayudaron a llevar este underground hacia nuevos horizontes.

Dentro de los grandes personajes norteamericanos tenemos que citar obligatoriamente a Hilly Kristal, fundador y propietario del club CBGB en el año 1973, lugar que se convirtió en un punto de referencia para el surgimiento de artistas importantes como The Ramones, Dead Boys, Patti Smith, Television, Talking Heads, entre muchos otros. Este recinto ubicado en los 315 de la calle The Bowery, condado de Manhattan en la ciudad de Nueva York, fue el semillero de toda una cultura y un movimiento musical cargado de ideas contraculturales y rebeldía, el cual según la propia Debbie Harry (vocalista de Blondie), era prácticamente una “cloaca” donde no importaba el aspecto sino la música, las personas, el intercambio cultural y la idea de pasarla muy bien.

Una película para revisar dicho entorno es “CBGB” del año 2013, cinta protagonizada por Alan Rickman, donde se realiza un acercamiento al origen del club y a diversas personas fuera de los músicos, quienes aportaron desde la perspectiva de las arte y las comunicaciones.

Siempre hay un antes y después, en este caso antes de esta cinta debemos referenciar el motivo de este artículo, la antología de historietas “CBGB OMFUG”, una obra editada y publicada en el 2010 por “Boom! Studios”, la cual ayuda a ratificar la importancia de este lugar en la historia del rock, gracias a una buena cantidad de relatos protagonizados por sus asistentes, enmarcados dentro de una interesante mezcla de sentimientos en el tiempo como la nostalgia, el amor, el despecho, la confusión y la rebelión.

Desde mi punto de vista, en el equipo de escritores e ilustradores encontramos un tándem creativo extraordinario. Aquí participan artistas y músicos como Ana Matronic (vocalista de las Scissor Sisters) y Kim Krisan (Guionista de las películas “Before Sunrise” y “Before Sunset”), junto a testigos históricos del manejo del club como Louise Staley, quien sería la administradora del CBGB durante 20 años como la mano derecha de Hilly Krystal. En el campo historietístico encontramos diversos nombres que han participado en diferentes proyectos como Rob G, Kieron Gillen, Sam Humphries, John Layman, R. Eric Lieb, Johnny Lowe, Giorgio Portrelli, Mr. Sheldon, Jesse Blaze Snider, Robert Steven Williams y el gran Jaime Hernández, co-creador con sus hermanos de la obra alternativa “Love And Rockets”.

La antología se compone de nueve historietas introducidas con una presentación escrita por Lenny Kaye, reconocido productor y guitarrista por muchos años de la legendaria Patty Smith, quien habla sobre la importancia cultural de iniciativas como esta, explicando a los lectores que aquí no van a encontrar un relato sobre un chico neoyorquino que entra a una cabina telefónica para convertirse en “Super-Punk”, dando por entendido que esta no es una obra que por ser historieta va a hablar sobre superhéroes, sino sobre una verdad ambientada con mucha realidad, investigación y también algo de ficción.

Dentro de estos pasajes encontramos historias como “OMFUG!” donde se hace una posible explicación del subtítulo del club según los asistentes. Hilly Krystal agregó estas siglas como una forma de incluir a todo tipo de persona joven. Estas significan “Other Music For Uplifting Gormandizers!”, pero con el nombre inicial del club traducirían: “Country, Bluegrass y Blues… y Otra Música Para Nacientes Consumidores”.

También encontramos relatos con un corte más onírico como “NYC Punk Carol”, que como su nombre lo indica es una versión punkera del clásico de Charles Dickens, donde un joven neoyorkino es visitado por los fantasmas del punk pasado, presente y futuro. Junto a esta nos topamos con “Of And Concerning The Ancient, Mystical And Holy Origins Of That Most Down And Dirty 20th Century Rock ‘n’ Roll Club”, la cual nos plantea que el punk y la música incómodamente estridente han existido desde la época de las tribus indígenas.

“The Helsinki Syndrome” nos cuenta cómo un joven de la ciudad empieza a investigar quién fue su fallecido tío, descubriendo su papel como líder de un proyecto experimental llamado igual que la historieta. A su vez, “Rock Block” relata el periodo de “Tabula Raza” de una joven aspirante a escritora, quien encuentra en el CBGB una inspiración para su primera novela.

Por otra parte encontramos historias de otro tipo más personal como “Oozy-Susy-Q-Tip”, que nos narra sobre una fanática de la música estridente que sufre una especie de alergia inflamatoria al escuchar ruidos demasiado fuertes. A este se le suman otros relatos como “Count 5 or 6”, “Advice To A Young Artist” y “No Future”, donde se habla sobre el legado y el olvido de una pareja de padres punkeros, los procesos de evaluación musical ante nuevas tendencias y la importancia de la música por encima de las modas.

Recomiendo esta antología de historias auto conclusivas como un documento que cuenta la visión de aquellos que vivieron el CBGB desde otros ángulos. Aquí se puede percibir en cada una de las páginas un sentimiento de nostalgia mezclado con elementos inclusive de carácter fantástico, el cual pretende preservar la historia de lo que fue un club esencial para el desarrollo de la música alternativa en el mundo.

Pienso que proyectos como este son creados para no dejar olvidar la obra y labor de Hilly Krystal, quien después de un sinnúmero de problemas económicos y situaciones logísticas con la ciudad, decidió darle cierre oficial un 15 de octubre de 2006, luego de que muchos fanáticos protestaron ante el hecho de que este establecimiento se había convertido en patrimonio cultural de Nueva York.

Puede que el local haya sido cerrado permanentemente, pero, lo que fundó este hombre en 1973 seguirá vivo con un legado imborrable que continúa creciendo año tras año. No es gratuito que la casa del rock underground se haya convertido en una fundación responsable del Festival anual de música y cine CBGB, donde se sigue trabajando con el mismo espíritu por descubrir nuevos talentos y darles la oportunidad de tocar en vivo, preservando así la historia a través de producciones como películas, documentales e historietas como esta, las cuales enseñan a las nuevas generaciones parte del origen de esta cultura.

Posdata: Un recomendado más, el documental del 2009 llamado “Burning Down The House: The Story Of CBGB”.

    Radiónica

    Written by

    Blog oficial de la radio pública colombiana. Btá 99.1, M/llín 99.9, Cali 94.5, B/quilla 95.1, C/gena 91.1, S. Marta 95.1, R/hacha 95.1, Malaga 92.3.

    Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
    Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
    Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade