La autosuperación como estilo de vida para alcanzar el éxito

Este artículo lo escribo con el objetivo de rememorar algunas buenas prácticas que debo seguir para continuar creciendo económicamente y cosechar un futuro más próspero, y al mismo tiempo, compartir una filosofía o estilo de vida que creo fundamental para que esto sea posible: la constante autosuperación.

Ningún progreso o crecimiento económico es posible si no buscamos superarnos intelectualmente y mejorar nuestras capacidades profesionales. Esa autosuperación consiste en una búsqueda constante de soluciones más prácticas y de mejor calidad en todo lo que hacemos, de anticiparnos a las tecnologías y tendencias, de evitar el estancamiento, de llevar a la práctica esa palabra que está tan de moda últimamente y que más que una moda es una necesidad y exigencia del mercado competitivo que vivimos actualmente: innovación.

Particularmente no soy una persona con mucho dinero, soy el típico ciudadano de clase media, pero creo que, salvo la casa propia, no me falta nada. Vine del interior a la capital para trabajar y perseguir mis sueños, en una profesión que no podría ejercer en aquel entonces en la ciudad donde vivía y creo que, inconscientemente, esa práctica constante de innovación y necesidad de autosuperación me mantuvo a flote desde que salí de casa a los 20 años.

Como trabajo en informática leo muy a menudo en redes sociales quejas de la falta de empleo o de que los dueños de las grandes empresas son extranjeros, de tantos profesionales con título que no tienen un trabajo digno, etc.

Lamento decirte que la mayoría de las empresas del sector privado y los clientes hoy día no compran títulos (o sólo títulos), compran capacidades profesionales, ejemplos comprobables de tu trabajo y buenas referencias. Estas ventajas competitivas se logran llevando a la práctica la autosuperación, buscando siempre hacer bien y cada vez mejor tú trabajo.

Con eso no quiero decir que tener un título de grado no sea importante, es importantísimo, suma, pero no es en factor determinante que garantizará tu éxito profesional y por sobretodo el crecimiento económico. Pero el aprendizaje sí, hay que estudiar, siempre, aprender aunque sea de manera autodidáctica desde tu computadora o leyendo libros, pero nunca dejar de aprender y sumar conocimientos que aporten a tu crecimiento como persona y profesional. No se aprende solamente en la universidad.

Creo que los dos principales problemas del ciudadano paraguayo son que nuestro enfoque es muy a corto plazo y que buscamos demasiado satisfacer nuestros placeres personales, perdiendo el enfoque de nuestra autosuperación y desarrollo económico. Esa es una importante diferencia con el koreano que trabaja hasta los domingos pensando en su futuro o aquel colono que vino del campo brasileño a trabajar por la tierra paraguaya madrugando todos los días y siguiendo un plan que cumpliéndolo paso a paso lo llevará al éxito económico, mientras que nosotros no queremos desperdiciar un fin de semana con pileta, cerveza y asado en abundancia.

Algunas buenas prácticas que aprendí (y sigo aprendiendo) en la vida y que creo puede ayudar a cualquier persona a autosuperarse son las siguientes:

1. Farrear menos, definitivamente, sin sacrificio es muy difícil crecer económicamente, lo tengo comprobado. Eso no significa dejar por completo las actividades recreativas, las cuales son muy importantes para mantener la mente sana, pero hay que evitar los excesos, nosotros gastamos demasiado dinero en alcohol y comidas, y no es necesario sí o sí salir todos los fines de semana, comer hasta reventar o chupar hasta morir.

2. Leer, y no me refiero a novelas, me refiero a lecturas informativas, que te enseñen algo nuevo, que te permitan descubrir y aprender algo que no sabías, textos científicos, noticias políticas y económicas, revistas o blogs que escriban sobre temas relacionados con tu profesión.

3. Aprender inglés y portugués. La mayoría de los contenidos educativos más frescos vienen en esos idiomas, especialmente el inglés, no hace falta que hables y pronuncies perfectamente, pero al menos tenés que entender lo que estás leyendo. Hablar otros idiomas es una ventaja competitiva, y no importa si el extranjero habla o no nuestro idioma. Si tu trabajo tiene que ver con el campo o tu mercado objetivo es la clase baja (en términos de marketing), tenés que entender y de ser posible hablar guaraní también.

4. En la televisión tenés que cambiar las novelas, programas de chisme y fútbol por programas que aporten conocimiento útil para tu vida profesional y de relacionamiento en general, por ejemplo, documentales, noticieros, debates, entrevistas, películas biográficas, etc. No se trata de ser amargado, se trata de autosuperarse.

5. Tratar a los demás como te gustaría que te traten a vos. Hace rato hablaba de las referencias, y eso es muy importante en un país tan pequeño como el nuestro, donde casi todos nos conocemos. Es más fácil conseguir una mala referencia que una buena, la gente primero capta lo negativo, así que es muy importante cuidar el relacionamiento con los clientes, vecinos, compañeros de trabajos, etc. eso a largo plazo también nos devolverá una sociedad con más respeto y mejor organizada, o sea, más civilizada.

6. Aceptar las críticas. Hay que aprender a aceptar las críticas, acordate que el objetivo es autosuperarse y si no escuchamos las críticas difícilmente vamos a mejorar como profesional y como persona. Además, es imposible conseguir buenas referencias sin un buen servicio y es imposible prestar un buen servicio si no escuchamos al cliente, el servicio está orientado a terceros, no es para nosotros.

7. Trabajá en lo que te gusta. Si no te gusta una profesión, no te metas en eso! Tu profesión es tu vida, lo que te da de comer, si querés crecer económicamente con tu profesión necesitás innovar e innovar implica aprender periódicamente algo nuevo relacionado con tu profesión, si querés obtener buenas referencias tenés que hacer bien tu trabajo y si no te gusta tu profesión difícilmente hagas un buen trabajo. La motivación es importante.

8. Comprendé que no se puede conseguir todo de una vez. Nosotros vendemos un producto y de entrada ya queremos ganar el 200% de ese producto, no es así la vida, hay que construir de apoco, pero siempre enfocándose en el futuro, en el desarrollo vertical y hacia arriba. Hace poco en Facebook leí una frase que me gustó y que dice en pocas palabras lo que intento transmitir en este punto: “Voy a ser exitoso, no inmediatamente, pero sí definitivamente”.

En fin, hay otras buenas prácticas: organización, perseverancia, autoestima, humildad, proactividad, entre otras, pero creo que lo básico va por ahí, educación financiera, relaciones, motivación, curiosidad y ganas de aprender para autosuperarse y crecer en conocimientos (no sólo teóricos, sino también y principalmente en la práctica) para mejorar las capacidades profesionales. No encuentro otra fórmula, hay que perseguir la excelencia, aunque eso a veces implique sacrificar algunos placeres y debe ser una práctica constante. Debemos enfocarnos en eso, en la autosuperación, mejorar cada día y en cada servicio prestado.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rafa Memmel’s story.