FLAGELAR 
La palabra flagelar viene del latín flagellare (azotar, latigar, en sentido figurado, maltratar duramente), verbo 
formado a partir de flagellum (látigo ligero, verga o zurriago, correa adaptada al mango de una jabalina, 
también brazo o apéndice de los pólipos y otros seres similares). Flagellum es en realidad un diminutivo de 
flagrum (látigo, clase de látigo compuesto por varias correas guarnecidas de botones de metal o hueso). De 
ahí se deriva también flagelo, palabra que no sólo designa un instrumento para azotar, sino también en 
biología a un órgano largo o filiforme de ciertos seres unicelulares, con el que se mueven como azotando. 
Estas palabras se asocian a una raíz indoeuropea *bhlag- (golpear), que también da en latín la palabra 
flagitium (infamia, acción ignominiosa o escandalosa que "golpea" a los demás), que nos da el cultismo 
flagicioso (el que comete graves delitos). 
- Gracias: Helena

Like what you read? Give Raffaello de Orta a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.