Cuando criticar la Tecnología “mola”

Si piensas que es buena idea mantener alejados a los niños de la tecnología el máximo tiempo posible o limitar su exposición a la misma, te recomiendo que dejes de leer aquí.

Hola, desconocido/a que no piensa que mantener alejados a los niños de la tecnología el máximo tiempo posible o limitar su exposición a la misma sea buena idea… o persona que tiene ganas de ver/criticar mi postura :)

Los niños y las tecnologías, un debate abierto.

Disclaimer: la entrada es larga y no soy periodista. Disculpa mi estilo o la falta del mismo más bien, y sobre todo, disculpa el ladrillo. Vamos al grano.

Ayer gracias a una conversación en Twitter™ descubrí el siguiente artículo:

Voy a extraer una serie de frases y párrafos (casi todos 😁) del mismo y a analizarlas. Quiero declarar antes de empezar que considero el artículo basura, y sospecho que es únicamente un publireportaje para promocionar el libro, pero aun así, vamos a ello.

[…]Hoy, nuestros hijos pueden padecer déficit de realidad, y eso repercute en el aprendizaje.
— ¿Por qué?
— Para aprender hay que partir del deseo de conocer, del asombro. Lo que asombra es la belleza de la realidad. Por lo tanto, si hay carencia de realidad, hay déficit de aprendizaje.[…]

¿Alguien me puede explicar qué significa déficit de realidad? El tono del artículo hace que piense que ese déficit o carencia de realidad es debido a la sustitución de los libros de texto por tablets. ¿Cómo puede ser más real un libro que una tablet?¿Cómo puede más real ver un dibujo del Sistema Solar que ver un video del Sistema Solar? ¿Es mejor que te cuenten que la luz viaja desde el Sol hasta la Tierra en 8 minutos o es mejor verlo en el siguiente video de Youtube™?

A continuación en el artículo sigue un poco de verborrea sobre “[…] reconectar con la realidad de nuestra naturaleza […]” o “[…] sintonizar con lo que es bello, verdadero […]” que a mi personalmente me suena a pseudociencia que tira para atrás, o palabras bonitas que nada tienen que ver con lo beneficioso o perjudicial de la tecnología. Como el siguiente párrafo:

[…]Sí, pero innovación no siempre es sinónimo de cambio. Por ejemplo, es urgente innovar borrando los residuos de conductismo que existen en el sistema educativo, devolviendo a los niños su deseo de aprender, su asombro. Pero como decía Ferran Adrià, a veces la mejor innovación es dejar las cosas como están. En ese sentido, cambiar por cambiar o por responder a las modas tecnológicas, por ejemplo, no tiene sentido si ese cambio no contempla los fines de la educación.[…]

Habla de la importancia de devolver a los niños su deseo de aprender. Y mete un ataque a las “modas tecnológicas” que podríamos situar perfectamente en el cambio del uso de la pluma y la tinta al bolígrafo y seguiría siendo válido. El deseo de aprender no tiene nada que ver con la tecnología, tiene que ver con el ambiente de trabajo en clase, con la implicación y preparación del docente, con la predisposición y forma de ser del alumno o alumna, con el apoyo que se reciba de la familia, y por supuesto con los medios… Pero la tecnología por si misma no influye en el deseo de aprender.

Y llega el momento mágico. Lo dicen. ¡Nativos digitales! De hecho, no se conforman con meter a los “nativos digitales”… ¡también hablan de “inmigrantes digitales”! 😬

Inciso: Aquellos lectores que piensan que existen los “nativos digitales”, que levanten la mano y lean la tercera entrada de la definición de nativo en la R.A.E:

3. adj. Innato, propio y conforme a la naturaleza de cada cosa.

Ahora, que piensen en cuántos niños han visto nacer con un tablet o un móvil en la mano y usarlo por instinto desde que nacieron.

Todos somos “inmigrantes digitales”. Todos. Fin del inciso.

[…]Los estudios resaltan, por ejemplo, que el multitarea tecnológico lleva al colapso de la memoria de trabajo, superficialidad en el pensamiento, dificultad para enfocar y desenfocar la atención. Los estudios dicen que nos lleva a ser «enamorados de la irrelevancia»[…].

Cada vez que leo “los estudios dicen” tiendo a pensar “se lo está inventando”. Por favor, si estamos argumentando algo y hay un estudio que lo demuestra, ¡estamos en un medio que usa HTML, que nació para poder enlazar información!… ¡enlazalo! Por ejemplo, quiero hablar de un artículo que habla de la homeopatía y de un estudio que demuestra que sólo tiene efecto placebo, ¿qué me cuesta enlazarlo?

Si hay estudios que hablan de la problemática de la irrelevancia a partir de la multitarea tecnológica, enlázalos… porque lo que voy a pensar es que no tienen nada que ver con la educación de los niños y tratan de otros problemas, pero queda muy bien decirlo en la entrevista.

Ahora una parte espectacular. Añadimos cosas en inglés, que queda muy cool, para reforzar una idea que presentamos sesgada y de manera interesada:

[…]Personalmente no creo que las pizarras digitales hagan daño en los niños mayores, si se usan de la forma en que se usaría una pizarra tradicional, con un ritmo que se armoniza al orden interior del alumno. En la etapa infantil no se justifica su uso porque la literatura científica dice que existe un déficit en el aprendizaje realizado a través de la pantalla con respecto a una demostración en directo (el llamado «Video Deficit Effect»)[…]

Mezclar churras con merinas sería el resumen de este párrafo. Si buscamos en Google™ “Video Deficit Effect”, la primera entrada que habla del tema que nos trata entre los artículos científicos, dice en su primera frase del abstract:

Infants learn less from a televised demonstration than from a live demonstration, the video deficit effect.[…]

Que traducido viene a decir

Los niños aprenden menos de una demostración televisada que de una demostración en directo, el efecto de déficit de video.[…]

Es decir, aprenden menos de una profesora enseñando la letra a en un video que de una profesora enseñando la letra a en clase. Aprenderán menos si ven un video de cómo se escribe la letra a, que escribiendo la letra a. Etc, etc, etc…. ¿Qué tiene que ver con las pizarras digitales o las tablets? De hecho, en ambas pueden ser ellos mismos los que realicen las tareas, en la tablet incluso sin tener que esperar a que otros compañeros/as liberen la pizarra y con control directo del docente.

Y es que el problema parece ser que se resume en esto:

[…]
— ¿Cuál sería un ejemplo de uso incorrecto de las pizarra digitales?
— Que se usen para que los niños vean películas comerciales en horas lectivas[…]

Es que eso no es un uso incorrecto de la pizarra digital, ¡es un uso incorrecto de las horas lectivas! (a no ser que la película sea la fuente de inspiración de un proyecto, que no necesariamente debe ser entretenimiento rápido). Por cierto, un uso incorrecto de la pizarra digital es pintando en las mismas con tiza o rotuladores permanentes.

Y seguimos con un párrafo que voy a separar para poder analizar por partes:

[…]La sustitución masiva del libro de texto es un error del que nos arrepentiremos en unos años. En Primaria, el uso de la tableta puede interferir con el aprendizaje de la lectoescritura.[…]

¿En qué momento la introducción de la tecnología en clase implica que ya no hay que aprender a leer y a escribir? Quizá dentro de unos años, cuando las interfaces sean tan avanzadas que no necesitemos escribir nunca, se perderá la necesidad de aprender a escribir, pero no creo que ahora mismo haya nadie que pida que no se aprenda a escribir.

[…]No es lo mismo la educación individualizada que puede dar una tableta, que la educación personalizada que solo da un maestro capaz de arrancar lo mejor de cada alumno.[…]

Aquí parece que da por hecho que el docente desaparece en el caso de adopción de las tablets en el aula. Recuerdo haber leído sobre un estudio realizado en USA (lo siento, no tengo el enlace) en el que comparaban los resultados de una clase en la que se seguía una educación tradicional y otra clase del mismo colegio y del mismo nivel en la que se adoptaron tablets y un sistema en el que el docente podía ver la evolución de cada uno de los niños en tiempo real. Al final, la educación tecnológica había conseguido mejores resultados en niños que tradicionalmente tenían peores resultados y unos resultado un poco mejores en niños que tradicionalmente tenían buenos resultados. Básicamente el docente se había podido centrar en los niños con dificultades para avanzar mientras los niños que tenían más facilidades para aprender seguían su ritmo incluso profundizando en los temas con contenido extra. Que alguien me explique si eso no es la definición de una educación personalizada. En este enlace hablan precisamente del tema y ponen como ejemplo el de siempre: Finlandia:

[…]Desde el país nórdico destacan que el uso de tablets favorece las relaciones sociales y ayuda a los niños desarrollar su inteligencia. Además de ser muy útiles para jugar, leer, navegar y sobre todo para estudiar, ya que aceleran los procesos de aprendizaje, permiten una educación más personalizada, y aumentan la creatividad de los niños[…]

¿En qué quedamos entonces?

[…]Si el fin de la educación es buscar la perfección de la que es capaz el niño, es preciso discernir de qué es capaz cada niño. Ese trabajo no lo puede realizar una herramienta digital, por muy buenos que sean el dispositivo y los algoritmos de sus aplicaciones, porque ese discernimiento requiere sensibilidad. Y la sensibilidad es profundamente humana, no digital.[…]

Volvemos a sugerir la eliminación de la imagen del docente, algo que no creo que nadie sugiera cuando se habla de tecnología en el aula… nadie excepto la autora del libro parece ser.

[…]En vez de invertir en arsenal tecnológico, habría que invertir en bajar ratios y en formar y remunerar mejor a los maestros.[…]

No, lo que hay que hacer es bajar ratios, formar y remunerar mejor a los maestros, cambiar los estudios de magisterio por otros con mayor formación y que premien la vocación, y además, invertir en arsenal tecnológico.

Ahora atacamos que usar un tablet sea más divertido que usar un libro:

[…]La motivación que procuran esos dispositivos es una motivación para la diversión, no para el aprendizaje[…]

Porque claro, ¡quién quiere que aprender sea divertido! 😐

Este párrafo sólo se puede calificar de desternillante:

[…]Un niño tarda 2 minutos en familiarizarse con una tableta, no necesita desperdiciar 10 años de su escolarización aprendiendo a usar una tecnología que probablemente no existirá cuando acceda al mercado laboral. Esos dispositivos están programados para la obsolescencia.[…]

¿10 años aprendiendo a usar una tablet?¿Es a lo único que se dedican en clase? Me da que esta señora no ha tenido ningún contacto con experiencias educativas reales que usen la tecnología para fomentar y favorecer el aprendizaje. Haced un ejercicio: en el párrafo citado, cambiad tablet por libro o por bolígrafo. O por calculadora. Exacto.

Las tablets son el medio que contiene la materia a aprender, en este caso de forma interactiva, visual, sonora… pero no dejan de ser un medio, no el fin del aprendizaje. Vamos a ver un ejemplo:

Ejemplo de palanca de primer género

Esta es la típica imagen que se puede encontrar en un libro de texto explicando una palanca de primer género. Según la autora, Lego™ es divertido, así que no sirve para aprender, por lo que construir esto

Modelo con piezas Lego™ de una palanca de primer género

sería una pérdida de tiempo, aunque al alumno le permita experimentar de primera mano qué sucede cuando el punto de apoyo se desplaza respecto a la resistencia. En una aplicación de tablet en la que puedas mover el punto de apoyo y te muestre la fuerza que hay que ejercer, tampoco serviría, porque la tecnología es divertida.

Ahora podemos volver repetir el ejercicio sustituyendo la pantalla por el libro

[…]En una mente aún inmadura y que no tiene la cabeza bien amueblada, el que lleva las riendas ante la pantalla no es el usuario, sino la aplicación inteligente[…]

¿Qué diferencia hay entre una aplicación que que muestra de forma interactiva un mapa físico de España y un libro que te muestra un mapa físico de España respecto a la mente aún inmadura y sin amueblar de un niño? Pregunta irónica, por cierto.

Y volvemos a los temas que se pueden separar por completo de la tecnología y en los que mezclamos cosas para intentar justificar nuestra postura:

[…]Cuando un colegio subordina sus decisiones en función de «aparecer» o «subir» en los rankings, entonces deja de ser un colegio y pasa a ser un negocio. Hay que revisar los criterios de los rankings, así como el sistema de financiación de los colegios. No puede ser que los colegios tengan que recurrir al marketing para sobrevivir. La educación es algo sagrado, por lo tanto no debería nunca ser una arma política, ideológica, ni convertirse jamás en un negocio.[…]

Creo que la frase se explica sola y no tiene nada que ver con la tecnología. Toda la justificación es por los tres puntos que les dan a los colegios en el ranking de los 100 mejores colegios de España por aplicar la tecnología. ¿Qué ranking?¿Cuántos puntos en total se pueden ganar y qué porcentaje del total son esos 3 puntos?¿Y si digo que hay un ranking de mejores colegios en el que 5 puntos los dan por la mejora del aprendizaje gracias a la tecnología se lo cree todo el mundo?¿Y si digo lo contrario?

Y ahora una de las frases que me han convencido de soltar todo lo que he soltado en esta entrada:

[…]Mientras un niño está en internet está dejando de hacer mil cosas que aportan mucho más a su buen desarrollo[…]

Un niño en internet no es un sujeto pasivo, al contrario que cuando colocaban a los niños delante de la televisón. En internet no se dejan de hacer cosas, y siempre es a iniciativa del consumidor. Y esa iniciativa muchas veces es más enriquecedora, porque en internet puedo acceder a experiencias y conocimiento inalcanzable de otra forma. El video enlazado arribla sin ir más lejos les encantó a mis hijos. O las fotos en las que se ve claramente el tamaño de la Tierra en comparación al Sol (Fotos, no dibujos. Y en casa en el momento en el que surge la duda, no tiempo después en una biblioteca). El problema viene cuando se produce un abuso. Pero es que eso es cierto para cualquier actividad. Un niño no se puede pasar 18 horas al día en un parque, o en la playa, o en el colegio. Por supuesto que tampoco es recomendable no supervisar qué hacen tus hijos en internet, pero al igual que no dejamos a los niños en el parque sin supervisión, ni más ni menos.

Todo tiene que ver con la educación que damos a nuestros hijos, y eliminar la tecnología de su vida creo que es un grave error, pues es algo con lo que han de convivir. Sería como llevarnos a nuestros hijos a la montaña para que puedan aprender a lo que es la supervivencia en la naturaleza antes de que se enfrenten a la sociedad, que al final es donde van a vivir y a desarrollarse.

Si has llegado hasta aquí, muchas gracias por leerme. Agradeceré cualquier comentario, corrección, idea, experiencia… etc.. ¡Gracias!

Pd.- Os dejo un enlace en el que que se habla de las dificultades para implantar las tablets en el aula:

Resumen: todas son dificultades tecnológicas y/o de formación de los docentes que se solucionarán con mejor tecnología y/o con formación.

Like what you read? Give Rafa C. a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.