LA ISLA DEL COCINERO DE DARWIN

En mi breve visita al archipiélago de Galápagos un guía turístico nos contó una historia muy colorida que jamás olvidaré. La leyenda cuenta que fue el cocinero de Darwin quien observó los distintos picos en los pinzones de Galápagos, ya que era el cocinero quien les daba de comer granos y panes. El cocinero se preguntó: “¿Por qué tienen distintos picos si todos comen lo mismo?” y llamó a Darwin para que este observe por sí mismo lo que sería el inicio e inspiración de una de las teorías más famosas de Biología.

El otro día escuche nuevamente una de mis “TED talks” favoritas: “The danger of a single story.” Esto fue por lo que recordé el cuento del guía de Galápagos. En esta TED talk, Chimamanda Ngozi Adichie habla de lo peligroso que es siempre escuchar el mismo lado de la misma historia. El riesgo de no tener voces que representen y expongan la otra cara de la moneda, las otras caras del cubo. Esto lleva a que ciertos grupos no conozcan la verdad en su historia y su cultura, esto nos lleva a juzgarnos en base a un solo libro, una sola canción, un solo poema (muchas veces escritos por la mano con poder, la mano que controla la historia). Esto nos limita en conocimiento y en imaginación.

No digo que el guía haya estado diciendo la verdad. No digo que haya estado mintiendo. No soy quién para juzgar al hombre. Solo aprecio el mensaje de esta situación (no sé si es el que guía tenía en mente), pero prefiero concentrarme en el hecho de que cualquiera pudo haber hecho una observación que cambiaría nuestra manera de concebir nuestro origen, y no en la veracidad del relato. Me gusta saber que existe este cuento y me gusta saber que el guía lo cuenta a cada grupo que va de tour en la isla, sin importar lo que ellos piensen. Al hacer esto, él expande la imaginación de quienes lo escuchan y cumple con su deber de contar otro lado del relato (por más colorido que este sea).