Las ideas no existen

Las ideas no existen. Y no puedes creértelo. Aunque tampoco puedes tocarlas. Hablar de ideas, es una manera obsoleta de hablar de otras cosas, aunque en nuestro diario conversar, es algo que nos podemos permitir, pero en la práctica empresarial tenemos que empezar a ser más rigurosos.

La ciencia y el pensamiento ya han prescindido hace tiempo de esta idea de “idea”. El problema es que las escuelas de negocio, como negocio en sí mismo que son, están a menudo desconectadas de los últimos avances científicos. Su prioridad es elaborar conceptos, métodos y herramientas, para solucionar casos pasados, como guía para el presente, pero que nunca son garantía de éxito futuro. Las ciencias sociales, en cambio, ofrecen una metodología científica para el análisis y la resolución de problemas.

Hablar de ideas es como hablar de “alma” o de “mente”. Son palabras, que tenían sentido hace siglos, pero la ciencia las ha vaciado de conocimiento y son sólo poesía. Lo mismo pasa con las ideas. Una idea era considerada una representación mental de un objeto, pero al menos, desde el siglo XIX, ya sabemos, que una idea no existe.

Una idea es un enunciado. Concretamente la idea sería el significado de un enunciado. En nuestro mundo se accede a todo a través del lenguaje. La realidad es un cúmulo de discursos, de narraciones de palabras y conceptos. Por tanto, cuando hablamos de ideas, hablamos de enunciados. Los enunciados son signos, que tienen un significado, cuyo sentido, depende de un proceso comunicativo entre un emisor y un receptor, de su contexto y de sus suposiciones. Una larga tradición lingüística desde Saussure hasta Sperber y Grice, pasando por Searle, Chomsky y muchos otros, nos describe la lingüística como semiología, o ciencia de los signos, dividida en sintáctica (gramática o relación de los signos entre sí), semántica (relación entre signos y objetos designados) y pragmática (relación entre signos y sus condiciones de uso).

Me gusta el enfoque de la metodología Scrum, que parte de las llamadas “historias de usuario”, porqué estas no son otra cosa que enunciados, con una serie de reglas de enunciación bastante precisas. En esto, la industria del software, ha dado un paso adelante en la conciencia lingüística del mundo. El resto debe seguirla.

Lo hemos dicho en muchas ocasiones (ver Más allá del Design Thinking: la Innovación Deconstructiva). La innovación es un proceso de transformación semántica, desde el “enunciado-hipótesis” inicial hasta el “enunciado-historia de usuario” capaz de desarrollar un experimento, pasando por el “enunciado-propuesta de oportunidad”. Lo que van cambiando en cada fase, son las reglas de enunciación y de transformación de los enunciados.

El enunciado es computable. Lo relevante de saber, que una idea es un enunciado, es que el proceso de innovación no es un arte, sino que se puede formalizar y automatizar en buena parte, mediante software, e incluso sustituir por sofisticados algoritmos de reinforcement learning utilizados en Inteligencia Artificial. Un buen ejemplo, podría ser el de Sony, que ha publicado una canción llamada Daddy’s Car, completamente realizada por un software de este tipo. La canción en cuestión fue creada por investigadores de Sony, que utilizaron el software de la empresa FlowComposer. Este software dispone de una base de datos de unas 13.000 canciones de diferentes géneros de todo el mundo y es capaz de escribir sus propias melodías (partituras). En el caso de Sony, un compositor humano, Benoît Carré, fue reclutado para convertir el material generado por el software en una producción musical. Simplemente introdujo un estilo de música (en este caso los Beatles) cogió a un vocalista e hizo los arreglos pertinentes. Nunca pensamos, que una máquina pudiera ser más creativa que un ser humano, pero es así. El resultado es asombroso.

El enunciado es una unidad cultural. La antropología cultural es una disciplina científica, que cada día se utiliza más para estudiar la cultura de las organizaciones, y trabaja con semiología desde hace tiempo. La innovación como transformación de la cultura organizativa, necesita dar un firme paso adelante hacia la digitalización. La innovación en la digitalización es la digitalización de la innovación.

Posted by Rais Busom


Originally published at blog.busom.com on August 5, 2017.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rais Busom’s story.