El Principito

Un film para apreciar que “lo esencial es invisible a los ojos”

Una historia actual basada en esa fantástica obra literaria de Saint-Exupery.

La idea de mantener vivo al piloto autor del libro permite enlazar perfectamente la aventura de El Principito con la metódica y aburrida vida de una niña obligada a ingresar en la Academia Werth.

Mark Osborne, director del film, tuvo grandes aciertos a la hora de hacer la animación:

  • La técnica de stop-motion utilizada para los segmentos fieles al libro es de una belleza innegable
  • El contraste de colores fríos del mundo real con los tonos vivos del mundo fantástico
  • La riqueza de las metáforas visuales

Pero también los tuvo para atrapar la atención del espectador, algo muy difícil de llevar a cabo, sobre todo para interesar al público infantil sin utilizar humor en la narración.

Osborne, además, tuvo la inteligencia de dejar para el segundo acto - el más largo y difícil en la mayoría de obras cinematográficas - la presentación de El Principito y su mágico universo, lo que permite avanzar el film y transmitir las tantas enseñanzas del libro.

En fin, si no lo has visto, te recomiendo que lo hagas. Y si ya viste la película, dále una segunda mirada porque…

“Es el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.”

Aquí puedes ver el trailer:

https://www.youtube.com/watch?v=-49OU1O7lmo

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.