El Brexit no frena la aceleración económica de la Unión Europea

Hace un año, los británicos votaron a favor del Brexit. Luego llegó Trump. Se temía un aumento del sentimiento anti Unión Europea después de las elecciones en Holanda y Francia. Un año después, el Brexit no frena la aceleración económica de la Unión Europea.

¿En qué punto se encuentra el proceso del Brexit?

Probablemente ya sabes que las negociaciones comenzaron oficialmente el lunes pasado. Tres meses después de la solicitud oficial de separación realizada por Theresa May. Lo más relevante que ha ocurrido en este periodo podemos resumirlo en pocos puntos:

  • En el Reino Unido continúan sin saber en qué consiste el Brexit. Y muy divididos internamente. Con esta premisa, difícilmente se pueden poner de acuerdo los diferentes partidos. Y más difícil está siendo plantear unas líneas claras de negociación con la Unión Europea.
  • La pérdida de la mayoría absoluta del partido conservador (los Tories) ha debilitado la posición negociadora de la señora May. Convocó las elecciones anticipadas para aumentar la mayoría absoluta de la que ya disfrutaba su partido para respaldar su posición negociadora. Pero ha logrado el efecto contrario, empujado por un menor apoyo del votante joven.
  • La factura pendiente que reclama la Unión Europea al Reino Unido sigue situándose entre los 60 y 100 mil millones de euros. Pero este tema tiene diferentes interpretaciones para acreditarlo o desacreditarlo. Los conceptos e importes irán cambiando con el avance de las negociaciones, por lo que hay que prepararse para escuchar de todo.
  • Parece que el Reino Unido está decidido a abandonar el mercado común. Al menos eso ha reiterado David Davis, ministro británico para el Brexit, la semana pasada. Lo que no ha logrado es iniciar en paralelo las negociaciones de un futuro acuerdo comercial con la UE. Ambas partes han acordado “solucionar” primero el “divorcio” y, posteriormente, iniciar las conversaciones sobre la futura relación bilateral.
  • Decidir cómo quedará la situación post-Brexit de los ciudadanos residentes en ambas zonas sigue siendo el asunto prioritario. Theresa May ha hecho una propuesta durante este fin de semana en la reunión del Consejo Europeo en Bruselas. Pero ha sido acogida con escepticismo por Merkel y el resto de dirigentes europeos por su falta de concreción.

¿De dónde proceden los ciudadanos europeos residentes en el Reino Unido?

Ya escribí hace unos meses que son mas de 4 millones de personas “expatriadas” las afectadas por el Brexit. Y de ellos, más de 100.000 españoles. Pero, ¿de dónde proceden los europeos residentes en el Reino Unido? Pues casi uno de cada tres es polaco. El resto de comunidades es mucho menor en comparación. A pesar de la fuerza de Alemania, Francia o España, habrá que pensar que Polonia tendrá mucho que decir (o pelear) en este apartado.

Por cierto, en el gráfico adjunto podéis memorizar de una vez por todas las diferentes denominaciones de lo que es “Inglaterra” o el “Reino Unido”. Ahora que mi hija se va a estudiar allí, he tenido que hacerlo.

¿Cómo evoluciona el ánimo y la economía británica desde el Brexit?

Inicialmente los indicadores económicos mostraron una gran robustez de la economía británica frente a la incertidumbre del Brexit. La libra esterlina cayó un 20% frente al dólar, pero el ritmo de crecimiento del PIB se mantuvo por encima del 0,6% mensual. Pero el año 2017 no está siendo tan positivo. De hecho, el ritmo de crecimiento del PIB se ha reducido al 0,2% durante el primer trimestre. Y se espera un ritmo similar este trimestre.

Por otro lado, la inflación ha subido del 0,6% en junio del 2016 al 2,9% en mayo pasado. Mucho tiene que ver la depreciación de la libra. El efecto es una pérdida efectiva de los salarios reales de los británicos desde inicios de año. Y eso que durante el periodo 2014–2016 habían logrado ganar poder adquisitivo.

El ánimo británico se mantiene. Su historia les avala. Pero la división de la sociedad es cada mayor. Y su percepción sobre el impacto del Brexit empeora.

¿Y la economía y confianza en el resto de la Unión Europea?

Pues “viento en popa”. Al menos comparado con años anteriores, aunque el ritmo de crecimiento y reducción del desempleo sea insuficiente todavía.

El PIB de la Unión Europea creció a un ritmo del 0,5% durante el primer trimestre. Y se espera una aceleración al 0,7% durante este segundo trimestre. La inflación está bajo control, al 1,4%, y el tipo de cambio contra el dólar ha reflejado una cierta mejora. La tasa de paro ha caido por debajo del 10%, a niveles del 2009.

Los resultados electorales en Holanda y Francia, con un Macron imparable, han reforzado el sentimiento europeísta. Y parece que Merkel repetirá como canciller en la próximas elecciones durante el otoño. Los problemas en Grecia siguen “contenidos”. Y la actividad en países como España, Portugal, Italia e Irlanda sigue en alza. Cualquier de los índices de sentimiento utilizados, como el PMI o el IHS Markit alemán, están en máximos de hace años.

¿Podemos estar tranquilos?

No. Todavía hay muchas incertidumbres económicas, geopolíticas, sociales y frecuentes actos terroristas que pueden hacer descarrilar todo. Y ya está aquí Pedro Sánchez, con su simulacro de veto al acuerdo CETA con Canadá que explica muy bien Fernando Tomé, intentando romper este estado de optimismo económico. Por supuesto que hay que limpiar nuestras instituciones de corruptos y personas poco preparadas. Pero necesitamos recuperar una Unión Europea fuerte y en crecimiento para enfrentarnos a Trump, Xi Jinping y compañía.

5


Originally published at rafaelramiro.com on June 23, 2017.