La maldición llamada “pitch” ó cómo Claro Video se robó nuestras ideas.

-Update-

Pues los de Claro Video acaban de actualizar su sitio, ¿lo rediseñado todo? pfffff ¡claro que no!, solamente cambiaron los íconos para que ya se vea “distinto” (todos borrosos y mal cortados, pero pues qué se le va a hacer).

Tú cambia los íconos pa’ que no estén fregando.

“Me robaron mi diseño”, ufff, ¿cuántas veces no hemos escuchado eso?. Si te mueves en el medio del diseño, publicidad y similares sabes que es un tema delicado y estoy seguro que conoces a alguien que se la hayan aplicado. “No hay nada nuevo bajo el sol” es una de las frases más comunes, y sí, puede ser, aunque no siempre es así.

Cliente: Hola, vimos su trabajo y nos gustó mucho.
Agencia/diseñador: ¡Muchas gracias!
Cliente: Queremos invitarlos a un proyecto nuevo que está padrísimo.
Agencia/diseñador: Seguro que sí, dinos cómo podemos ayudarlos.
Cliente: Te voy a mandar el brief y el próximo viernes pueden venir a hacer el pitch.
Agencia/diseñador: (Putamadre pitch) Uy pero eso es pasado mañana.
Cliente: Sí, es que nos súper urge.

Y entonces empieza el juego. Te debes desvelar y romper la cabeza para lograr en día y medio algo medianamente decente para presentar. ¿Vale la pena?, esa es la cuestión y depende de cada quien. En lo personal considero varios temas:

1.¿Vale la pena el proyecto?

Esto es relativo, pero cuando llevas rato en esto es fácil detectar cuando el proyecto que te proponen tiene futuro y es viable (en tiempos, presupuestos, etc). Si tienes la mínima sospecha de que te están invitando como “agencia de relleno” ó si de plano la idea suena súper mafufa y sin fundamentos mejor déjalo pasar.

2.¿Conoces al cliente?

Y puede ser de varias maneras, ya sea que alguien conocido trabaje ahí y te haya recomendado, si es una empresa reconocida ó si ya habías trabajado antes con ellos. Esto es muy importante y de nuevo, mucho de esto es intuición. Decenas de veces nos han contactado personas con ideas maravillosas que están convencidos que los harán ricos, te harán ir a dos ó tres reuniones hasta casa del diablo que duran horas, todo para que cuando les des una cotización y se enteren lo que cuesta un desarrollo ni siquiera te respondan el correo con un gracias.

3.¿Confías en ellos?

¿Qué tan dispuesto estás a diseñar algo ó a crear una campaña sin garantías? Este es el mentado pitch, y es algo que en lo personal siempre he estado en contra. ¿Por qué regalarles mi trabajo y mis ideas?. Para algo existen los sitios y las carpetas, para mostrar la trayectoria y capacidades que tiene uno como diseñador, como agencia, como creativo, etc. Ahí muestras qué clientes han confiado en tu trabajo y en tus capacidades. Si te contactaron fue por algo.

Después de considerar estos puntos, entonces uno toma la decisión, esperando sea la correcta.

En este caso, fue la incorrecta.

El cliente era una empresa grande, qué digo grande, es parte del corporativo más poderoso del país, Grupo Carso. Nos contactó alguien conocido con quien ya habíamos trabajado antes. El proyecto era interesante y con mucho futuro. Vamos, tenía todos los ingredientes para ser algo muy bueno.

Queremos que rediseñen el sitio de Claro Video, el home, interiores, player, etc.

Wow, ¿cómo podíamos pasar esa oportunidad?, tomando en cuenta todo lo mencionado anteriormente. Obviamente teníamos solo dos días (como siempre), pero bueno, valía la pena el esfuerzo.

Terminamos, llegamos al corporativo para presentar y tuvimos una pequeña plática con parte de los involucrados.

Les comentamos que el reto era grande, ya que competían con alguien como Netflix. Entonces una chica del equipo nos interrumpió para decirnos que Netflix casi no tenía suscriptores, que tenían problemas para mantenerse. Me quedé frío, le contesté de la manera más polite con algunas cifras, me respondió que debería estar mejor informado. Pffff. En fin, sabía que algo no andaba bien.

Presentamos nuestras propuestas, nos dieron sus puntos de vista, terminó la reunión y nos despedimos. De nuevo, cuando ya llevas tiempo en esto es fácil saber cómo te fue en una presentación, sientes la vibra y no es difícil saber si te van a llamar de nuevo ó si jamás sabrás de ellos. En este caso creo que no nos fue mal, evidentemente presentamos algo que pudimos resolver en unas horas pero que era infinitamente superior a lo que tenían en ese momento.

Nunca volvimos a saber de ellos.

No pasa nada, así es esto, unos pegan, otros no, es parte del negocio. Pero uno tiene su corazoncito y siempre es mejor obtener una respuesta aunque esta sea una mala noticia, pero al menos sabes que debes cerrar el caso y darle para adelante. En este caso, nada, ni gracias, ni adiós, ni perdieron porque no nos gustó su trabajo. Nada.

Pasaron los días y llamamos para preguntar. Nos dijeron que por el momento no se iba a hacer el proyecto, que no había recursos o algo así.

De nuevo, no pasa nada, así es esto.

Y de repente ¡ah chingá!

No tengo idea de cuándo rediseñaron el sitio, no se si lleva así meses ó días, solo sé que se robaron nuestro diseño.

No tal cual, tampoco voy a inventar, pero es evidente que se basaron en nuestras propuestas, es más, SE CHINGARON LOS ÍCONOS. Íconos que armamos en cuestión de minutos, ni están bien hechos, la verdad están bien gachitos, los armamos para ejemplificar ideas. Ni siquiera tuvieron el profesionalismo de hacer sus propios íconos, ya no digan por decencia ó vergüenza.

¿Header con logotipo y botón de ingresar arriba del lado derecho? Eso ya es una regla en cualquier sitio, no voy a decir que lo inventé, pero así no estaba antes. Check.

¿Foto de una pareja con un gradiente hacia negro? Check.

¿Descripción del servicio sobre la imagen? Check.

¿Íconos representando las plataformas disponibles? Check.

¿LOS MISMOS MALDITOS ÍCONOS EN LOS 3 PASOS? Check.

¿Footer con legales, enlaces y redes sociales? Otro “estandar” pero que igual no tenían antes. Check.

Demasiadas casualidades, no puedo evitar pensar que nos robaron.

¿Qué va a pasar? Evidentemente nada, es más, cuando comenté esto por Twitter recibí un reply en tono de burla, diciéndome que ni se parecía.

¿Déjenme adivinar en dónde trabaja.

No hay que ser un súper genio para saber que es una diseñadora que trabaja en Claro Video. Desconozco si esté relacionada directamente con el diseño del sitio.

Ya sé que no soy el primero que le pasa esto, que sobran casos de personas que conozco y seguramente ustedes también. Aquí lo grave es que no se trata de una pequeña empresita que pensaba que nadie se iba a dar cuenta, y peor aún, nosotros confiamos en alguien conocido que nos invitó a participar en el proyecto.

Obviamente hasta ahora nadie nos ha contactado al respecto.

¿Lección aprendida? No lo creo, el riesgo es parte de esto y en México es casi imposible hacer algo para evitar que pase. Lo mejor que puede suceder es que si se les pega la gana y tienen tantita vergüenza lo cambien y hagan como si nada hubiese pasado.

No regalen su trabajo, sean más cuidadosos y denuncien si les pasa algo así, hoy en día sobran medios para hacerlo.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.