Carta a mi compañero de viaje

Hola futuro socio,

Te escribo estas líneas para comentarte un par de cosas que me gustaría que supieras.

Antes de nada me gustaría señalarte lo afortunado que eres, no por haberme encontrado , sino por cómo te voy a hacer sentir. Si me enamoro de ti voy a entregarte todo lo que esté en mi mano para que la vida de ambos sea un viaje inolvidable. Voy a estar contigo en los buenos y en los malos momentos, te voy a hacer reír, llorar de alegría y vibrar de placer. Es mi forma de ser; lo doy todo por las personas a las que quiero, así que imagínate cómo deberé quererte a ti… Pero, ¡ojo! Todas estas ventajas no son en balde y aquí lanzo mi advertencia: mi intensidad no me permite quererte a medias, o lo serás todo o no serás nada. Así como vas a pasar buenos ratos, te garantizo que lo vas a pasar los peores momentos de tu vida porque soy capaz de lo mejor y lo peor. Mi alma contradictoria y mi intensidad no me permiten vivir la vida a medias tintas.

Como antecedentes es necesario comentarte que todas mis anteriores relaciones han sido fallidas, o bien desde el principio, o se han ido estropeando hacia el final; tengo un completo historial de mentiras, traiciones, infidelidades y manipulaciones que han minado mi carácter y me han convertido en la persona que soy, para bien o para mal. Pero eso no es culpa tuya.

En este momento, y desde hace algún tiempo, estoy haciendo todo lo posible para mejorar mi persona y trabajar en mí. Yo sola soy soy capaz de hacerme feliz, puedo sentirme plenamente realizada con mi vida, no necesito complementos adicionales, ni príncipes ni caballeros de reluciente armadura que acudan a mi rescate. No quiero a galantes hombres que me prometan que bajarán la luna para mí cuando solo piensan en bajarse los pantalones. No necesito a alguien que me agasaje constantemente a la cara y me clave una puñalada de traición por la espalda.

Lo que mi alma quiere es un compañero de travesía, un socio de para mis andanzas, alguien con quien compartir todo mi arrojo, toda mi vitalidad, mi felicidad y mi entusiasmo. Pero también alguien que sea capaz de amarme cuando Mr. Hyde posea mi cuerpo, en el momento de los gritos, las lágrimas y las decepciones presentes en nuestras vidas, momentos de trifulcas con mi familia, de discusiones con mis amigas o cuando la negatividad quiera hacerse con el control y me obligue a pensar que no soy lo suficientemente buena para existir en este mundo.

Alguien que no tenga miedo de decirme qué siente sin ambages, que no se amedrente ante lo que es y lo que vendrá y planee proyectos de futuro para sí mismo y para conmigo. Con identidad propia y que trabaje para que nuestro mundo en común sea algo más bonito. La claridad y la transparencia deben estar presentes y nuestra máxima ha de ser la comunicación y el afecto hacia nosotros mismos y la pareja.

Una persona especial, clara, directa, sincera real y leal. En definitiva, un típico personaje de ficción novelesca.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.