Café con Asmodeus

Y otra vez caí en tus redes.

Y otra vez bese esos labios que nunca pensé volver a besar.

Y otra vez estoy escribiendo de ti, demonio, Asmodeus ven invitame un café en ese lugar oscuro donde mi pecado capital sean tus garras, que desprendas mis vestidos, me tires en ese abismo de placer y lujuria.

Pero primero café, charlar de lo mismo, fumar recuerdos y tirar ese humo de nostalgia, ese tanto que añoramos y nos hace tan mal, pero hacemos lo que nos da la gana.

Hasme sufrir un poco, castiga mi cuello, mis pechos ardiendo de ti, cansame de ti, ya que mañana moriré en mi rutina.

Tu eres el pecado, yo, yo solo soy la que ama pecar, esa mujer, la pecadora.

Asmodeus, ¿qué hay de comer?

Mi cuerpo pide tu erecto calor, tu fuego de infierno y tus besos que desgarran mi carmesí de labios cansados pidiendo de ti, de tu, de todo lo que sea lujuria.

Alimentame de ti, te invoco a ti en esas noches donde solo pienso en vos, en tu, en todo.

Es solo pecar, es solo crear un mundo para salir de lo que tal vez no nos gusta ser… Y de ser en ese mundo donde adoramos estar, aunque sabemos como va a terminar.

Así que, Asmodeus, vamos por un café.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mil cosas pasan acá’s story.