Campo para tres

Otra vez… la furia de Dios en mi vientre, proclamando su odio contra mi, en mi utero poco fertil, pequeño y ya usado por una divina creación que ya el me había dado.

Pense que era solo sangre, sabía que iba a durar 4 a 5 días, que todo iba a pasar. Pero no…

Seguía mi cuerpo insistiendo destrucción, dolor, náuseas y mis ganas de morir.

Bebía, fumaba.

Estaba pérdida, me perdí en dolor por pensar cosas que ya no valían pensar. Otra vez me paso… y esta me dolió más que la primera.

Pensaba en ocultarme, perderme, nunca más salir a la luz. Me sentía avergonzada, ya ni en mis pastillas confiaba, me traicionó el cuerpo, ¿ahora de que puente suicido mi ser?.

¿VOLVER A HACER TODO DE NUEVO?

¿Acaso Dios me odia? Mi cama es grande, cabe un tercero, uno pequeño que me iba a recordar la traición, el amor, el odio, todas esas tres juntas en un ser inocente.

Igual, seguía bebiendo, tomando, drogandome… siendo el peor ejemplo para mi primer milagro, pero yo no quería un segundo. No merece vivir aquí, mucho dolor, le mentiría diciendo que todo iba a salir bien, pero no saldría bien, ya que el espermatozoide no fecundo el óvulo sólo, fui yo de pendeja que abrí las piernas varias veces al diablo, y Dios me castigo de dos formas.

Primera; me hizo desvanecerme más, me asustó, me mato.

Segunda; me lo quito, me quito otra vez algo, y ahora mi utero llora de dolor.

No lo merecía, porque lo odie desde el principio, no me cuide, no lo quería amar, y me iba a recordar al amor más bello que había sentido de un maldito hombre que no sabe lo que quiere y hace lo que le da la gana.

¡Pues claro! ¡No lo merecía! Le iba a mentir, lo iba a odiar, lo iba a ocultar de esta mierda de vida. Me iba a complicar la existencia.

¿Qué iba a hacer con la criatura?

Ya tengo mi primera creación, esa merece todo, porque ella si es amor puro, de alguien que ame, el retrato hablado de mi vida esta en sus ojos.

Pero no quería darle a ella un segundo lugar, ver a su madre cansada, harta, llorando. Ella merece felicidad y ser la primera…

Pero, ¿si no quería a este porque lo lloro?

Si, me ilusione, lo imaginé con sus ojos cielos, le enseñaría del amor, de la destrucción de ser humano, y que en ese odio se hiciera amor. Pero dude, y Dios me quito eso…pero lo merecía. Ya no quería arruinar vidas.

Y tome… Fume… Lo lloré…

Es otra historia más.

Mi utero esta de guerra, sacando algo que nunca existió, que nunca debió venir, pero si que hay un Dios y me odia…

En ese momento me di cuenta que no debemos jugar con el Ser Omnipotente. Pero me hizo un favor la verdad. Pero igual duele… mucho…

Mi utero me odia…

Mi Dios me odia…

Y YO TE ODIO…

Ahorita se que pasará y volveré a florecer….Son épocas ahorita.. pero hoy estoy de luto…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.