Me cuesta

Cómo cuesta decir adiós a algo que nunca vi.

A veces me imagino como hubiera sido ese pedacito mío.

Un sábado de lluvia termine en el mismo lugar tomando café, las personas pasaban y me veían llorar…

Ese día fui a una iglesia de esas grandes, con sus lujos, y me senté, me inque y lloré, lloré como nunca hasta que una señora muy mayor llego y me dijo: ¿Porque llorar niña? Y yo agitada, sudada y mojada: ¡Lloro porque Dios me quito algo!

La señora me levanto, me limpio y dijo: ¿Qué te quito? Y yo simplemente le dije… ¡Todo!

Le conté mi pena, ella muy amable me dijo que a veces Dios quita, por buenos motivos….

Salí, camine hasta mi casa entre lluvia maquinando lo que me dijo esa señora. Ya que no estaba de acuerdo de lo que dijo, pero no quise ser grosera y le di las gracias.

Pero, ¿para que rayos pone Dios algo y lo quita? Me parece tan egoísta de su parte, y también, ni Dios fue, mi cuerpo fue el estúpido que no pudo hacer todo su trabajo bien… Pero si ese Dios tenía algo de control pues lo hizo mal, no se. Ni creo en Dios, me parece egoísta…

El Dios de ud es egoísta….

Simplemente cuesta pasar por esto de nuevo.. todo me recuerda a eso, ver a las personas felices con su “eso” y yo aquí….

Cuesta….

Debo…

Café….

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Mil cosas pasan acá’s story.