LA GUÍA DEFINITIVA PARA COMBATIR LA MEDIOCRIDAD

[¿Por qué escribo esto?]

¿Quieres obtener más de la vida; más seguridad, más libertad, más tiempo para disfrutar lo que amas?

Si eres como yo, deja de escuchar los consejitos de las visualizaciones millonarias, deja de escuchar a los gurús desechables con vidas “perfectas e inmaculadas” que te hacen querer vomitar y tirar la computadora por la ventana.

NO.

Mientras que visualizas la vida que deseas, hay otros construyendo una escalera para alcanzar el nivel premium que anhelan. Y nunca tienen que quedarse sentados y esperar que las cosas sucedan. Esperar a que la magia llegue a sus vidas y aparezca de pronto, el billete ganador de la lotería.

Si tienes la actitud de decir “no…no…no” y empezar a diseñar tu vida para alcanzar el nivel premium, entonces debes leer, imprimir y pegar en todos lugares esta guía que escribo para ti.

LA VIDA NO SE EVADE. SE ENFRENTA. A ESO SE LE LLAMA VIVIR.

(Aprende esta frase y repítela una y otra vez.)

Puedes preocuparte todo el tiempo por asuntos sin importancia… o puedes usar tus habilidades para combatir la mediocridad y diseñar tu éxito.

Y el éxito puede ser de muchas maneras.

Para mí, el éxito es llegar a un restaurante y pedir una entrada y un postre, sin preocuparme por el precio final de la comida completa.

Para mí, el éxito es crear y mantener relaciones sanas con las personas que estimo.

Para mí, el éxito es salir por las mañanas a correr con mi perro.

Para mí, el éxito es el levantarme por las mañanas sin la necesidad de un despertador taladrando mis oídos.

Sí.

El dinero es una pequeña parte del éxito. Hay más cosas importantes afuera y es fácil encontrarlas cuando miras a través de la ventana. Las cosas importantes son aquellas cosas que, sin ellas, la vida sería mediocre y miserable. Esas cosas importantes componen la vida premium.

La vida premium es un estado de fluidez, en el que todo se ejecuta de forma natural. Sin forzar. Sin presionar.

He gastado más de 10,000 horas, descubriendo estrategias, construyendo y ejecutando ideas para crear esta guía combatiendo mi propia mediocridad. Y te acompañaré por el camino con esta guía.

[¿Cómo obtener la vida que deseas?]

Algunos merecen más de lo que obtienen. Otros obtienen más de lo que merecen. Esa es la verdad. Si eres del primer grupo, debes seguir leyendo esta guía. Te advierto que todas las ideas que comparto contigo:

1 Las aplico constantemente en mi vida y

2 necesitan ser ejecutadas de forma inmediata.

Que no te engañe la sensación de que, con leer es suficiente. No. Leer es parte del proceso. Pero es nada más una parte. No te quedes en la mitad y termina el proceso. El camino se hace al andar. Lo importantes es ejecutar.

Deja las excusas. Prepárate un café, sírvete un té o destapa una cerveza. Y disfruta cada palabra de esta guía.

[Todo empieza contigo]

Todo comienza contigo. El origen de tus acciones, de tus hábitos, de tus miedos y temores eres tú. Es muy fácil culpar al medio ambiente para excusarnos. No se requiere energía mental para el análisis el decir que todos tienen la culpa. Menos tú.

Tú eres el origen.

Tú eres el inicio.

Tú eres parte del problema.

Y tú lo puedes solucionar.

Nunca me he sentido más motivado de compartir lo que he aprendido contigo. Hoy que disfruto de una vida sin culpa ni dramas baratos. Y todo esto porque aprendí el poder que obtienes al tomar tus propias decisiones.

LAS DECISIONES SON IDEAS TRADUCIDAS EN ACCIÓN.

(Aprende esta frase y repítela una y otra vez.)

La idea es el elemento más simple del pensamiento. Una idea es un ladrillo en la pared. El problema con las ideas es que, en nuestra mente, funcionan de maravilla. Los ladrillos que construimos son perfectos hasta que los probamos en las construcciones. Entonces detectamos sus fallas y errores en la elaboración.

Es imposible saber si tu idea es buena hasta que la llevas al estado de ejecución. Puedes pasar horas, días, semanas o incluso años pensando en la perfección de tu idea. El quedarte tanto tiempo repasando una y otra vez tu idea sin probarla resulta en un enamoramiento. Pensamos que la idea es lo más importante y la defendemos, la protegemos cuando alguien la crítica. Con este asilamiento le damos una vida artificial. Tal como la planta tropical que plantamos en el desierto. Le damos los recursos necesarios para que siga viva. Al momento que la dejamos a su suerte, muere de inmediato.

Lo mejor es llevar tu idea a la práctica lo más rápido posible.

¿Cómo puedes descubrir si tu idea es buena? Ejecutándola. No hay más.

La vida es el mejor laboratorio para probar ideas. Utilízalo para adquirir experiencia y descubrir lo que funciona y lo que no funciona.

¿Crees que eres bueno para escribir? No creas, escribe y descúbrelo.

¿Tienes la idea de iniciar tu negocio de consultoría? Escribe una propuesta y busca tu primer cliente.

¿Quieres invitar a la chica que te gusta a salir? Rompe la pena, sé un hombre y habla con ella.

¿Te consideras capaza para el puesto vacante en tu oficina? Haz un plan, levanta la mano, da el primer paso y demuestra lo que puedes aportar.

Tuis ideas siempre serán buenas en tu cabeza. Una idea sin ejecución se llama imaginación. Y nadie vivió una vida imaginándola vivir.

[Tu miedo ambiente]

Da miedo levantar la mano y combatir la mediocridad. Da miedo dar un paso al frente y tomar acción. Da miedo pensar que puedes fallar en tu presentación.

Todos tus miedos forman parte de tu miedo ambiente.

Tu miedo ambiente es el resultado de miles y millones de años de evolución. Es el resultado de los temores de nuestros antepasados a morir de hambre, de frio, de ser excluidos y quedar en la selva, frente a leones y tigres sin la ayuda de los demás.

¿Te parece una exageración?

Te reto a internarte en un bosque solo. O hacer un viaje fuera de tu ciudad sin el celular. O levantar la mano y equivocarte en medio de la reunión.

El miedo es el mismo. Lo que es distinto es lo que lo provoca.

La misión de tu cerebro es protegerte. No entiende que debes prepararte para alcanzar el nivel premium que deseas. Agregas más valor en tu vida, al terminar el libro o el curso que tienes pendiente, a mirar la nueva temporada de Game of Thrones.

A este conflicto le llamaremos “el arquitecto y el changuito”.

El arquitecto es el esfuerzo que debes realizar para diseñar y ejecutar sistemas. El changuito es el compañero de cuarto del arquitecto que quiere comer cacahuates y escupiros en la alfombre; quiere tomar cerveza el fin de semana e ir por un helado en lugar de una ensalada. El conflicto siempre existirá. Tu deber es encontrar un equilibrio. Buscando que las cosas positivas pesen más que las negativas.

[Los sueños que parecen inalcanzables ¿qué hay de ellos?]

Me preguntó una lectora del blog. Y esta fue mi respuesta:

Dicen que soñar no cuesta nada.

Eso es falso.

Eso es un error.

Soñar te cuesta tiempo. Y el tiempo es lo más valioso que tienes. Por lo que soñar es muy caro.

Algo que aprendí de un buen amigo, es el cuidar el lenguaje. Sobre todo, al momento de hacer preguntas. No hagas tus preguntas de una forma dramática. Y no lo digo con el afán de que te molestes y avientes el celular o apagues la computadora. No. Te lo digo porque debes cuidar lo que sale de ti. Ya que aquello que sale de ti, le da una referencia al mundo de lo que se encuentra en tus pensamientos.

No midas tu vida en base a sueños. Mide tu vida en acciones concretas que te llevarán al nivel que deseas alcanzar. Un sueño no es una meta. Prefiero utilizar mi tiempo en:

A Definir lo que deseo hacer y

B qué debo hacer para lograrlo.

Cambia tus sueños por metas concretas. Entonces descubrirás que eres más capaz de lo que piensas.

Por supuesto que hay cosas que jamás lograrás. Nunca lograré obtener el récord de velocidad en los cien metros libres. ¿Debo estar triste por ello? No lo creo. En lugar de lamentar mis debilidades, me dedico a explotar al máximo mis habilidades.

[Eres el principal inversor de tu vida]

Si tuvieras un millón de dólares, ¿qué harías? He aquí unas probables respuestas:

A) Contratar a un abogado y un contador para pagar lo menos posible de impuestos. Llamar a un fondo de inversión para depositar mi dinero.

B) Llevar a la persona que me atrae a un viaje por todo el mundo y gastar como si no existiera un mañana.

No nos engañemos. La primera opción es irreal. Nadie piensa en visitar despachos de abogados después de ganar un millón de dólares. Por supuesto que viajar por todo el mundo, será una gran historia que contar por medio de selfies de mediana calidad.

Entonces ¿cuál es la respuesta?:

C) Una mezcla de ambos.

Tengo una gran noticia para ti. En la vida no tienes que ganar todas las batallas. Sólo debes enfocarte en ganar las correctas.

¿Por qué crees que estoy en contra de la gran mayoría de los gurús de la superación personal? Porque te describen una vida perfecta que es imposible de alcanzar. Una vida que ni siquiera ellos tienen. Y hablo de la psicología del comportamiento.

“No te enganches en discusiones”

“Medita y haz yoga todos los días”

“Sé agradecido con la vida por todo lo que tienes”

Agradecer es bueno. Pero no puedes pasar todo el día agradeciendo por todo lo que topas en el camino.

Si algo es seguro en la vida es que tendrás problemas. Punto. Tu actitud ante los problemas es la diferencia. Aquí es donde radica el poder la elección. Siempre podrás elegir tu respuesta a los impulsos del medio.

Invierte lo suficiente para ganar las batallas importantes.

Crea un sistema que te permita hacer el viaje, al mismo tiempo que inviertes dinero para hacer más dinero.

Concéntrate en hacer lo correcto el cincuenta y uno por ciento de las veces. Con esto tus ganancias serán mayores a tus pérdidas.

[El alto precio de ser víctima]

¿Te imaginas contar el papel higiénico para ahorrar unos centavos? Muchas de estas personas prefieren pasar su fin de semana, conduciendo por toda la ciudad para ahorrar 50 o 100 pesos, surtiendo la lista del mandado. Eso no es inteligente.

No hay inteligencia si te dedicas a derrochar lo más valioso de tu vida: el tiempo.

Puedes gastar toda tu vida agachando la cabeza, sin aceptar que la forma actual de hacer las cosas te lleva a la mediocridad.

No hay nada excitante ni emocionante en ser la victima de las circunstancias.

No hay nada excitante ni emocionante en criticar de tu jefe, mientras tomas café con los demás compañeros que hacen exactamente lo mismo.

No hay nada excitante ni emocionante en quedarte tus ideas, pensando que guardas algo de valor.

No hay nada excitante ni emocionante quejarte de los demás, mientras que asumes que haces un bien al mundo al señalar los errores ajenos.

No hay nada excitante ni emocionante en ser regular, en bajar tus expectativas porque temes fallar, en seguir el mismo camino de los demás.

No hay nada excitante ni emocionante en la mediocridad.

Anduve por ese camino. Y la respuesta no se encuentra ahí.

[Donde se encuentra tu esfuerzo, se encuentra tu atención]

Debes insistir en el presente. Vas cambiar. El entrenamiento contra la mediocridad te va a impulsar a otros niveles que desconoces. Niveles que las personas que te rodean también desconocerán. Y lo desconocido no es entendido. Y lo que no es entendido es criticado.

Las personas a tu alrededor no van a comprender tu nueva actitud. No van a comprender que tu esfuerzo en este momento se enfoca a llevarte al nivel premium que deseas alcanzar.

No importa. No vayas por la vida explicando lo que haces. Que tus acciones hablen por ti.

Sé que es algo fuerte lo que te digo. Pero tienes que abandonar la versión mediocre de ti. Y a las personas cercanas a ti, no aceptarán lo que ven en ti. Tú debes insistir. No es importante explicar tu comportamiento. No es importante explicar que el fin de semana no lo utilizarás para tomar cerveza y que, en lugar de eso, diseñas una estrategia para negociar un aumento de sueldo.

Haz que tus acciones presentes te lleven poco a poco, al nivel que deseas alcanzar.

[Crea contenido]

No hay una razón válida para no aportar algo al mundo. Y ni siquiera hablo de inventar algo nuevo. Menos convertirte en un experto para hablar de un tema. Lo único que tienes que hacer es compartir tu interés en un tema.

Hoy es el mejor momento para hacerlo.

Tienes Facebook. Tienes Twitter. Tienes Youtube. Tienes Instagram. Tienes a tu alcance, los medios más eficientes en la historia de la humanidad para compartir, debatir y exponer ideas.

Una forma mediocre de abordar este punto, es el pensar que Facebook es una pérdida de tiempo. Quien lo piensa así, es porque no aporta más valor que compartir aquel meme que le hizo gracia con el resto de sus contactos.

Hablar de un tema y exponerlo al mundo es gratis. Hoy tienes un estudio de grabación, una computadora y un estudio de edición en tu bolsillo.

¿De qué puedes hablar si no eres el experto mundial?

De aquello que te aprendes resolviendo los problemas que te encuentras en el camino.

No tienes que pedir permiso para crear una audiencia y hablar con el mundo. Cuando dominamos un aspecto de un tema, pensamos que es obvio y natural que alguien más lo sepa. Y la verdad es que no. No todos saben la información que posees. Tu deber entonces es compartir lo que sabes.

¿Por qué?

Porque lo que sabes en este momento ya rindió su utilidad.

Si quieres llegar al siguiente nivel, tendrás que invertir tu tiempo y atención en aprender nuevas habilidades. Cuando domines esas habilidades, compártelas con el mundo en forma de contenido. Las personas te lo van a gradecer.

[Compórtate ante la tempestad]

No finjas. En serio, no finjas. Trata de mantener tu identidad ante cualquier circunstancia. Asegúrate de ser tú todo el tiempo. Ten una coherencia en tu lenguaje, en tu comportamiento y en tus decisiones.

Es muy fácil gastar tu energía en crear drama. El problema con el drama es que tiende a crecer y convertirse en tempestad cuando se sale de control. Lo que nos lleva a perder la cabeza y actuar tomando decisiones mediocres. Decisiones estúpidas que te cobrarán factura en tu estado mental.

Escritos como este, aseguran mi compromiso en voz alta de mantener siempre la calma. Ya no puedo echarme para atrás. Este es mi sistema para obligarme a seguir para adelante.

Haz el tuyo y mantén siempre el comportamiento ante la tempestad.

[El impuesto del conflicto]

Siempre hay un precio por pagar. Yo lo veo como un impuesto. Duele pagar los impuestos cuando generas ingresos. Te invito a pensar que sería mayor el dolor de no producir los ingresos que necesitas.

Combatir la mediocridad duele. Es un dolor bueno que significa que lo que haces, funciona. No se trata de ser un masoquista y pretender ser héroe. Se trata de convertirte en una persona dispuesta a diseñar su vida. a diseñar su éxito. Otra manera de pagar este impuesto es que te perderás de los temas comunes de conversación.

No importa.

Nadie diseña una vida que valga la pena, invirtiendo su atención en asuntos irrelevantes, como la vida de la secretaria del jefe o con quien se acuesta la vecina.

Puedes vivir sin la urgencia de enterarte de la última notificación de tu grupo de WhatsApp. En el noventa y nueve por ciento de los casos, será información irrelevante. Para combatir la mediocridad debes hacer lo contrario. Enfocar siempre tu vista en lo relevante, aunque el impuesto a pagar te duela.

[Pasa siempre a la siguiente etapa]

Una de las razones por las que no me gustan las reuniones con excompañeros de la escuela, es el dedicar el tiempo de siete, ocho, nueve personas a recordar el pasado.

El pasado ya pasó.

Vivir recordando el baile de graduación o la chica que ligaste y que todos querían con ella, es padre, nada más. Eso que ya hiciste no te llevará a la siguiente etapa porque, si así lo fuera, ya estuvieras ahí.

Siempre busca la siguiente etapa. Enfócate en crear el nuevo acto. No dejes que te recuerden por el último enceste o por la vez que cantaste bonito en el karaoke en la posada de la empresa. Practica la habilidad de reinventarte y proponer algo diferente.

[Sé la persona de la propuesta precisa]

Una forma eficaz de distinguirte de la mediocridad es convertirte en la persona de las propuestas precisas.

Esto lo logras con la disciplina de mostrar una solución al problema de tu grupo. Lo más concreta posible.

Si tu grupo no se decide que película elegir, haz una lista de las películas, los horarios y los posibles lugares para poder verse. Esto nadie lo hace. Cuando haces lo que nadie hace, destacas inmediatamente.

Ahora haz el mismo ejercicio en tu casa. Cuando tu pareja te presenta un problema, ten la madurez de sentarte a platicar y explica de la forma más detallada, cómo puedes participar en la solución.

Ahora haz lo mismo en tu trabajo. Cuando tu jefe te dice que ocurrió un error en el último pedido al proveedor, elabora una solución sencilla y ejecutable, describiendo paso a paso lo necesario para solucionarlo.

No es fácil convertirte en la persona con la propuesta precisa. Por ello debes hacerlo.

EL CAMINO DIFÍCIL ES EL MENOS RECORRIDO. Y EN ESTE CASO; EL CAMINO MENOS RECORRIDO ES QUE GENERA LAS MEJORES RECOMPENSAS.

(Aprende esta frase y repítela una y otra vez.)

[Construye comentarios estupendos]

Atraer la atención de las personas que admiras o que de las que deseas aprender algo, es vital para extraer lo información valiosa y aplicarla en ti.

El azar existe. Por eso debes prepararte.

Tal vez mañana te toque en el ascensor la persona que decida tu próximo aumento. O puede ser que te encuentres en el restaurante al artista o escritor que siempre deseaste conocer. Una forma de no arruinar el momento, es evitar acercarte con preguntas trilladas como:

¿Cómo te convertiste en experto?

¿Qué se siente ser reconocido en el tema XYZ?

Nop. Nel. Nai. Eso es común. Lo común es olvidado inmediatamente.

En cambio, ten charlas inventadas y provoca comentarios interesantes.

Hace varios años asistí a la conferencia de Rodolfo Neri Vela, el primer mexicano en el espacio. Todos los asistentes le preguntaron cosas como: ¿qué se siente ir al espacio? O ¿llevó tacos al espacio? Eso es aburrido. Eso es normal. Te apuesto que ha respondido lo mismo en cientos de ocasiones.

Mi pregunta en cambio fue:

¿Qué es lo que más le causa sorpresa de su viaje al espacio?

Y su respuesta no pudo ser más honesta. Dijo que jamás se imaginó la importancia de lo que había hecho. El simplemente se dedicó a realizar su trabajo.

¿Mi recompensa?

Una pequeña charla al final de su conferencia, unas palabras suyas para mi sobrina en video, la clásica foto del recuerdo y una copia del parche que utilizó en la misión.

NOTA: durante la conferencia, Neri Veli comentó que solamente contaba con una fotografía para demostrar que, los astronautas utilizaban tortillas en el espacio. Observando unos videos del astronauta Chris Hadfield, quien fue el primero en grabar un video clip en el espacio, descubrí un clip en el que se mostraba a una astronauta italiana comiendo un taco. Por supuesto que hice un screenshot y lo envíe por correo al doctor Neri Vela. Espero que pueda utilizarla en sus futuras conferencias.

Ahora sabes lo necesario para combatir la mediocridad.

Tienes la libertad de elegir tu comportamiento.

Elige lo que te llevará a ser la persona que deseas ser.

AHORA TE PIDO LO SIGUIENTE:

Quiero obsequiarte una copia de mi libro “#PiensaFueradelaSilla: Los secretos para reconstruir tu vida.

Lo que tienes que hacer es:

1 Escribe un comentario en esta publicación y dime tus estrategias para luchar contra la mediocridad y

2 comparte esta guía en tus redes sociales.

El próximo viernes 08 de septiembre, sortearé entre las personas que dejaron un comentario y compartieron este artículo, tres copias físicas de mi libro, el cual enviaré totalmente gratis a cualquier parte de México.

Recibe un abrazo de pantalla a pantalla.