Mis defectos

Soy un tipo con muchos defectos. Creo que si algún día, puedo librarme de ellos, podría ser un hombre inteligente de verdad.

Pero los defectos siguen. Soy, por ejemplo, rencoroso.

Hay personas que escriben de mí cosas sin sentido. Y cuando pienso en ello, sé que pierdo un porcentaje de mi energía intelectual. No lo sé. Tal vez un 20 o un 30 por ciento. Esa energía ya está empleada. No puedes usar la gasolina gastada por tu automóvil. Entonces pierdes por partida doble. Pierdes el tiempo y pierdes combustible.

Otro de mis defectos es ser perfeccionista. Quiero que todo salga por lo menos bien. Quiero una vida simple y placentera. Quiero que cada proyecto se ejecute sin sobre saltos. Pero eso es imposible. La perfección es un engaño. Un espejismo. Y estoy consciente que buscarla me hace perder un porcentaje mayor de mi energía mental.

La culpa también tiene un lugar especial en mi catálogo de defectos. Se me ocurren un millón de maneras de hacer mejor las cosas. Después de una discusión, de inmediato surge una voz en el interior que dice “tal vez si hubieras dicho esto o aquello, las cosas habrían sucedido mejor”.

Y tengo más defectos. Te lo comparto a ti porque en este tiempo, abundan personalidades en las redes sociales que siempre hablan del éxito y la felicidad, vendiendo bienestar perpetuo. Lo cual es una falsedad. Y todos tenemos defectos. Tampoco te escribo para que pienses que necesito ayuda o estoy en depresión. Simplemente no quiero evitarlos y ser honesto contigo. Lo único que pretendo es que sean menos en mi vida.

A diario envío notas de audio con ideas selectas para ti. Te invito a unirte a la lista de difusión por WhatsApp. Para ingresar, envíame un mensaje con tu nombre completo y la palabra INSCRIBIR al 52 834 130 94 59 y agrégame a tu lista de contactos como Raúl Gabino.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Raúl Gabino Quilantán’s story.