SOSPECHOSOS TODOS

Hoy por la mañana mientras me dirigía a la oficina, hice una parada para llegar a una tienda de conveniencia, llegué para comprar un café y me llamó la atención un niño que se encontraba con su mamá comprando refresco coca cola y un pan dulce para su merienda en la escuela, y esto me da muchas cosas para pensar.

¿Qué es lo que estamos haciendo con las nuevas generaciones?

¿Qué es lo que les estamos dando a los niños a los que serán los doctores, los ingenieros, los profesionistas, quienes llevarán al mundo al siguiente nivel?

¿Qué es lo que estamos haciendo con ellos y qué es lo que dejamos de hacer?

Hace varias semanas escuche del caso de la ciudad de Monterrey, donde un alumno sacó un arma y les disparó a sus compañeros.

Inmediatamente escuche voces diciendo “hay que realizar operación mochila”. Esa operación en la cual agarran, se toman los útiles escolares de los alumnos y se buscan artículos prohibidos.

Varios amigos son maestros de secundaria y me comentaban: “necesitamos revisar las mochilas de los muchachos porque están saliéndose de control” eso es un error.

¿Qué pasará? Supongamos que revisamos las mochilas de todos los alumnos. Muy bien después ¿qué sigue? ¿revisar los portafolios de los maestros? digo, puede ser que exista un maestro loco que saque un arma y mate alumnos. Y después ¿qué sigue?, ¿vamos a revisar las computadoras de los directivos y de los administrativos? Y después ¿qué sigue?, ¿vamos a vigilarnos todos contra todos porque todos somos sospechosos?

En realidad ¿ese es el mensaje que queremos dar?

¿Eso es lo que queremos como sociedad?

Claro que no. ¿Quieres soluciones? En Italia, cuando la mafia se salió de control, en la década de los 70 y 80, lo que hizo la sociedad fue lo siguiente: vio al carro de la mafia adelantado por mucho al carro de la sociedad; entonces todos los actores se propusieron alcanzar el carro de la mafia.

Necesitamos que el carro de la cultura, de la educación, de la economía avancen más allá del carro de las armas y la violencia para superar el problema. Esa es la manera de hacer las cosas; no convertir a todo el mundo en sospechoso.

¿Porqué desperdiciar el tiempo en una operación mochila?

Propongo una idea diferente: mejor eliminemos las mochilas. Punto. Así de fácil. Así de sencillo. ¿Qué no se puede? claro qué se puede. Todo es posible; para hacerlo tienes que eliminar las tareas. Las tareas son inútiles. El niño debe tener la oportunidad de ser niño, el joven debe tener la oportunidad de ser joven. No todo el conocimiento se encuentra en el salón de clase.

Vuelvo hacer la pregunta: ¿qué estamos haciendo por ellos? si nosotros tomamos una situación, una crisis y andamos como gallinas sin cabeza ¿qué es lo qué aprenderán ellos? Mejor es tomar las cosas con calma, serenarse y pensar en el largo plazo. Pensar en soluciones importantes, no en medidas reaccionarias.

A diario envío notas de audio con ideas selectas para ti. Te invito a unirte a la lista de difusión por WhatsApp. Para ingresar, envíame un mensaje con tu nombre completo y la palabra INSCRIBIR al 52 1 834 130 94 59 y agrégame a tu lista de contactos como Raúl Gabino.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.