Descanso y sobre-intención

Este verano, por primera vez en muchos, he tratado de desconectar haciendo mucho deporte y dejando a un lado retos veraniegos (verde correr y morado bici).

Otros años me había propuesto retos: terminar de escribir libros, aprender Scala, Objetive-C, o leerme parte de la bibliografía de escalado agile e historias de usuario… incluso empezar el próximo libro, que algo hay por algún lado (de lo que hemos aprendido estos años implantando agile, desde una perspectiva muy técnica, en empresas).

El resultado de esta actividad frenética veraniega había sido que en Octubre tenía una sensación total de cansancio mental.

Este país se para del 15 de Julio al 15 de Septiembre. A partir de esta semana normalmente empieza a volverse loco el teléfono/mail con contactos de clientes pidiendo ofertas para proyectos que ya empiezan retrasados (para llegar a fin de año o fechas cercanas).

Los que llevamos muchos años con empresa (Autentia cumplirá 14) hemos aprendido una cosa: cuando hacer esfuerzos y cuando no.

Es en este momento cuando me viene a la mente la palabra sobre-intención: hacer grandes esfuerzos en momentos inoportunos. Parece más lógico descansar la cabeza y estar en forma mentalmente cuando realmente se necesita.

En unos meses, veremos el balance: los autoexigentes siempre tenemos la sensación de que podríamos dedicar el tiempo a otra cosa mejor ;-)