En nuevo rol del CIO en la transformación digital

Estoy ya en la parte final del nuevo libro dondo voy a hablar de transformación digital y metodologías ágiles.

Después de darselo a leer a distitas personas, me han insistido en que trato de contar demasiadas cosas, por lo que voy a podar y mantener un tamaño cercano a 100 páginas.

Esta es una poda de un apartado: creo que mereca la pena que no se pierda, sobre todo da lástima que profesionales del futuro no usen la tecnología en primera persona. ¿Cómo van a transformar organizaciones sin transformarse ellos antes?

Roberto: Antes de empezar, te están diciendo que participes más, proponiendo ideas. Para eso te sugiero que cambies tu visión del trabajo, elevándote un poco del ámbito de responsabilidad que crees tener, a uno un poquito más empresarial: los departamentos de Tecnología deberían considerarse más como empresas dentro de empresas que como departamentos.

Juan: En cierto modo ya casi lo somos. Tenemos centros de costes, también tenemos que reportar periódicamente, etc.

Roberto: Y una empresa tiene áreas de Estrategia, Marketing, Comercial, Control de Gestión, Financiera, Legal, Operaciones, etc. Plantéate si algunos de estos departamentos virtuales los tenéis algo abandonados y os centrais casi exclusivamente en Operaciones. Si tuvieras necesidad de renovar tus servicios anualmente puede que ya hace años que fueras mucho más proactivo vendiendo ideas y poniendo en valor el trabajo que haceis. Preocupándote menos de bajar al detalle.

Juan: Puede ser, ¡la verdad es que nos vendemos fatal! Otras áreas se lo montan mejor reportando a la dirección dentro de los comités y te diría que también en los pasillos. Desde luego hacen una presentaciones mucho más bonitas. Llevaba tiempo pensando en hacer un Executive MBA o similar pero nunca he encontrado el tiempo y si te digo la verdad, tampoco las ganas. Tu hiciste uno ¿crees que merece la pena?

Roberto: Te lo dices tú todo: tiempo y ganas. Yo hice un Executive MBA cuando llevaba cuatro años con mi empresa y podía intentar aplicar los conocimientos según me los contaban. A tu nivel claro que lo haría si pensases ampliar tu carrera hacia la Dirección General. En caso contrario posiblemente me metería en uno de Transformación Digital o de Big Data. ¡Más si te financia tu empresa, que valen una pasta!

Juan: Lo tengo que mirar. Ya me has dado a elegir por lo que el problemas es más grande.

Roberto: Por lo menos estás reconociendo que hay una labor de Marketing Interno que hay que hacer. Para eso hay que estar presente y con esa mentalidad: la de poner en valor lo que hacéis y tratar de aportar valor a tus clientes.

Juan: En cierto modo es fácil vender cuando el cliente únicamente tiene un proveedor. No les queda más remedio.

Roberto: Supongo que entiendes que a la dirección normalmente no se le puede decir que no puedes abordar más proyectos: sólo les dejas entonces tres opciones: tragar, sustituirte o saltarte, y en éste último caso, contratando directamente a proveedores y que luego te lo comas, es decir, que lo integres en los sistemas existentes esté como esté.

Juan: Si ya nos pasa. Últimamente Marketing contrata directamente aplicaciones web y móviles, o responsive web que funcione en móviles, mejor dicho, y luego nos las tenemos que tragar. Pero es que abordar todo lo que piden es demasiado.

Roberto: Verás que son cambios que puedes y debes afrontar pero vamos por partes. Hay cambios más sencillos que puedes hacer hoy para aproximarte a sus demandas, por lo menos acercándote mentalmente. Tienes que comer tu propia comida de perro y consumir los productos que generas o, por lo menos, los que demanda el mercado, el cliente y tu dirección.

Juan: No entiendo, pero me gusta la frase “comer tu propia comida de perro”, a qué te refieres.

Roberto: Tienes que ser consumidor de contenidos digitales. Tienes que probar la Transformación Digital el primera persona. Por ejemplo: tienes que cambiar de teléfono móvil. ¿Tú crees que puedes liderar una transformación digital con ese trasto que tienes encima de la mesa? ¿Has oído hablar del “mobile first”?, todo lo que hagas que funcione antes en el teléfono. La gente más joven está constantemente enganchada al móvil y son nuestros clientes del futuro y del presente.

Juan: Uso el que me pone la empresa, ¡no voy a llevar dos! ¿Tengo que decir entonces a la dirección que invierta casi 800 Euros por terminal, de un montón de gente, para estar a la última?

Roberto: Va a ser difícil que puedas contribuir en algo en lo que no eres partícipe. Te diría que o te lo compra la organización o te lo compras tú. ¿O a estas alturas ese dinero hace algo a tu economía como CIO?

Juan: El dinero siempre es poco pero sí, va a ser casi más fácil que me lo compre yo.

Roberto: Pero la gracia no es tener un buen dispositivo sino empezar a usarlo para todo. Yo lo uso de GPS, aviso de radares, como cámara de fotos, para gestionar el correo, Whatsapp, SnapChat y Slack, para aceptar contactos en Linkedin, como agenda, para conseguir descuentos en restaurantes, poner tiquets de aparcamiento en zona azul, llamar un Taxi, llevar los billetes de tren o avión, controlar remotamente el termostato de casa, para grabar mis entrenamientos corriendo o en bici, como reproductor de radio y podcast mientras hago ejercicio, para interactuar con Twitter, Facebook, Instagram, Linkedin, jugar mientras espero, etc. Y cada vez más para hacer transferencias y comprar. Por cierto ¿tienes Twitter?

Juan: Yo desde luego no le doy tanto uso. Es más, algunos de los programas que cuentas no sé ni para qué son ¿Slack? ¿SnapChat? ¿Controlar el termostato remotamente? Y Twitter, pues la verdad es que no lo uso, todavía no le he visto la gracia. No he cogido nunca un Uber o similar ¡Insisto en que tienes mucho tiempo libre para trastear!

Roberto: Siempre digo que los mejores libros por los que se puede empezar son precisamente los de gestión eficaz del tiempo. Acercarse a la gente más joven o activa digitalmente no parece mala idea, sobre todo porque te descubren mil usos interesantes de estos cacharros.

Juan: Todavía no hemos casi empezado a hablar y me siento un poco viejo. ¿Y por qué me has preguntado en concreto por Twitter?

Roberto: Twitter cumple muchas funciones: curación de contenidos, esto es que otra gente te filtra información interesante, desarrollo de marca personal, conversación social, etc. ¿no te parecen elementos muy alineados con lo que te reclaman?

Juan: Así dicho… pero ahora parece que voy a tener que ser el hombre orquesta ¿para eso no está la gente de Comunicación Corporativa?

Roberto: Recuerda que uno hace contactos, cuando no los necesita, para cuando los necesita. Lo mismo pasa con la marca personal y capacidad de interacción social, hay que desarrollarla porque algún día la necesitarás, o por lo menos, no estorba. Si mañana no trabajases en esta organización ¿para qué te valdría que la gente de Comunicación Corporativa hiciera bien su trabajo? Igual que te digo que pienses en tu departamento como en una empresa deberías pensar en tí mismo como la empresa en la que más te tendrías que interesar.

Juan: Teniendo en cuenta que te estoy diciendo que veo peligrar mi puesto, lo mismo algo hay que hacer. En Linkedin sí estoy pero no tengo ni foto.

Roberto: Kotter dice que para iniciar el cambio hay que crear una sensación de urgencia, por eso te estoy provocando un poco. Qué crees que será más cotizado en el mercado, ¿un CIO de los de antes, o uno que ha experimentado nuevos modelos de trabajo y acompañado a su organización en su transformación digital?. Mucha gente no se da cuenta que los cambios corporativos y la formación externa te dan más valor como profesional. Insistimos demasiado en descubrirlo todo solos: es lento y caro.

Juan: Aunque sea egoístamente, supongo que habrá más demanda de profesionales de las tendencias que más clásicos, que habrá a patadas. Nunca lo había mirado desde esta perspectiva.

Roberto: Ya los puestos de trabajo no son tan seguros como hace décadas y hay que saber nadar y (guardar la ropa) … estar al día. Venga, retomo el hilo …