La persona que mereces a tu lado es aquella que se esfuerce igual que tú por esculpir una mejor versión de sí mismo.

Es la que tiene entre sus prioridades el trabajo diario para mantener los elementos de la relación en su lugar: los niveles de respeto, de cariño, de interés por las actividades del otro, por los sentimientos del otro, por sus deseos. Incluso por la transformación de sus valores (somos humanos, cambiamos constantemente).

Es emocionante estar pendiente de estas cosas al inicio, nuestro instinto estará alerta y verá amenzas u oportunidades en cada cambio de autor favorito, prenda favorita, o destino de viaje soñado; pero con el tiempo damos por sentado que el otro sigue y seguirá siendo como “es”… Error!

Un día, al pasar los años, descubrimos que tenemos una persona diferente al lado, o aún más asombroso, que nosotros mismos hemos cambiado demasiado. Y si este descubrimiento nos toma por sorpresa vamos a preguntarnos si es tiempo de negociar quien se quedará con las mascotas…

Si eres tú quien tiene la suerte de estar al lado de alguien que trabaja diariamente en su crecimiento intelectual, profesional y moral, y puedes entender lo preciado que eso es, estarás en el deber de hacer lo mismo, si no quieres que sea tu pareja quien se despierte un día pensando en cuánto tiempo más tendrá que esperar a que asumas tu humanidad de forma enaltecedora.

Debes saber que las personas y las relaciones CAMBIAN (es la naturaleza haciendo lo que mejor sabe) y lo único que puedes hacer al respecto es dirigir la dirección de tu evolución como individuo.

Crece tanto como puedas, esfuérzate por lograr resultados asombrosos en tu vida, no te decepciones a tí -esto es fundamental- y seguramente la persona que tienes a tu lado se verá inspirada a hacer lo mismo.

Si no lo hace, te daré una noticia: Mereces a alguien que sí esté en el negocio del automejoramiento.

Sólo dos persona conscientes de la necesidad de dirigir su desarrollo humano a buen puerto, serán capaces de timonear una relación en la que ambos deseen viajar.

Digo dos por que es así. Si tienes la sensación de que solo tú maduras, solo tú te esfuerzas por entenderte, cambiarte y crecer llegarás al convencimiento legítimo de que es mejor viajar en solitario.

Tal vez estarás en esta situación más de una vez. No temas. El universo sabe llenar los espacios vacíos con lo que corresponde al contexto. Así que asegúrate de crear un buen contexto

Has visto los salones de yoga o meditación? Están vacíos, silenciosos e impecables. Suelen tener unos pocos elementos sagrados que representan sus valores: una deidad bailando o meditando, velas, flores… Y este contexto atrae a las personas dispuestas a llenar gozosamente ese espacio.

Siempre que te encuentres en la situación de tener tu espacio vacío, aprovecha la ocasión y conviértelo en un espacio sagrado, haz que sólo sea atractivo para quien desee entrar respetuosamente en él, con la intención de evolucionar.

Written by

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store