¿Por qué?

La pregunta del millón, no hay ser humano en este planeta que no se haya preguntando por lo menos una vez en su vida «¿por qué?; una simple frase de dos palabras que puede llevar a mil respuestas y al mismo tiempo a ninguna, que puede significarlo todo o no ser nada.

La pregunta más fácil de hacer pero definitivamente la más difícil de contestar. Que tan sencilla llega a ser esta pregunta que hasta un niño de cinco años la puede hacer, pero que tan compleja puede ser la respuesta que en ocasiones, ni el más sabio es capaz de contestarla.

Una gota de agua que se convierte en un mar de respuestas, con todo y las profundidades desconocidas, con las mareas difíciles de navegar, con las partes claras y con las serenas, con todo y las olas que se atreven a tocar la orilla pero siempre acaban por regresar; la pregunta del mar de respuestas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.