Llueve

La lluvia siempre me ha gustado, la manera en la que caen las gotas y tocan una melodía. El olor a tierra mojada y las nubes grises me dan nostalgia, y es que ver la lluvia caer da una sensación de placer.

Las tormentas en las cuales los truenos retumban y su poder hace vibrar las ventanas son mis favoritas. Cuando voy en verano a la playa y los rayos se pueden ver desde mi cuarto, la noche es oscura pero se ilumina en tonalidades moradas con los relámpagos.

La lluvia es pura y majestuosa, la lluvia es vida; es una contradicción divina en donde el desastre de la tormenta me da paz y es lo único que me tranquiliza entre todo el caos.