Soy una espectadora

Todo lo veo desde fuera, se siente como un recuerdo lejano. La gente gritando y bailando, todo parece estar en su lugar. Desde lejos admiro la escena y todo parece encajar con lo que dejé atrás, la atención es lo que todos buscan y pocos encuentran.

Los corazones rotos y las amistades falsas son parte del día a día, todos pretenden estar bien pero se sienten vacíos. Siempre supe que estaba fuera de lugar, que no encajaba ahí. La escena cambia y me encuentro perdida, llegan nuevas personas y algunas se van. Sigo siendo una simple espectadora pero me toca actuar, como si fuese tan sencillo fingir que las cosas están bien.

Todo en ese lugar me parece aburrido, conozco esa monotonía que se vive en aquella ciudad. No puedo escapar pues eso ya lo hice una vez, es momento de volver y estar presente mientras mi mente se dispersa. Mis pensamientos están en otro lugar, a miles de kilómetros de donde me encuentro. Recordando ciudades que visité y las locuras que hice.

Yo sé que no será fácil, es como ser ajena a un lugar que es tu hogar. Sentir como que ya no conoces a aquellas personas que solían ser tan familiares. Esa persona que alguna vez me volvía loca ya tampoco resulta emocionante. Físicamente estaré presente pero mi mente se quedó divagando al otro lado del mar.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Renata Bautista’s story.