¿Con qué clichés vas a definir la misión de tu empresa?

Confieso que estoy obsesionado con las declaraciones vacías.

Yo no sé qué es lo que pasó, pero basta con que te des una vuelta por los documentos oficiales de la mayoría de nuestras grandes empresas para darte cuenta que todas dicen lo mismo.

Quítales el logo y te apuesto a que no sabes qué hace cada una de ellas:

Fuera de que alguna habla de temas financieros, otras de alimenticios y una más de construcción, la verdad es que yo no veo mucha diferencia entre una y otra. Y todas son empresas enooormes en México, que gastan millones y millones en posicionar sus respectivas marcas.

Quizás esto es producto de querer incluir todo, y al hacerlo así se convierte en nada. Quizás es simplemente el hecho de estarse apoyando todos en los mismos consultores. O quizás es miedo, o falta de creatividad.

Pero una cosa sí es cierto: estas declaraciones de “vainilla” le quitan a las empresas la oportunidad de diferenciarse y con ello, de generar otro tipo de relaciones con sus clientes y su equipo. O al menos yo así lo veo.

En el libro I f*cking love this company, Bayard Winthrop y Randy Komisar alegan que la manera de competir en el futuro es desarrollando relaciones extraordinarias entre clientes y empleados, y la única manera de hacerlo es con una cultura única e identificable.

“Estas marcas construyen una conexión emocional con los consumidores y les ofrecen una experiencia personalizada del mismo estilo que lo hacían los negocios antiguos. Sin embargo, en lugar de tener un local en la avenida principal de la ciudad, ahora estas empresas ‘humanizan’ las redes y el comercio electrónico para crear relaciones directas y personales, pero en una escala enorme”, explican.

¿Cuál es la alternativa?

Crear culturas diferenciadas. Con personalidad. Y eso implica, lógicamente renunciar a ser todo, para todos.

¿Quién creen que esté haciendo algo así? ¿Qué empresas han visto que empiezan a tener una personalidad propia?