Formas falsas de dolerle, a uno, las manos.

Como cuando llueve y parece que te acercas a la puerta... Entra, entonces, un calor por las manijas, que las gotas de la ventana hacen mancha en el cristal.