Stablecoins: Cómo Crear Estabilidad en un Mercado Volátil

La idea fundamental de un stablecoin es tener una criptomoneda con un precio estable relacionado a un activo con menor volatilidad, como puede ser el dólar o el euro, y que por lo tanto su poder de compra se mantenga relativamente invariable. La ventaja es que al funcionar sobre blockchain heredan todas las cualidades de Bitcoin o Ethereum, como la liquidez, la facilidad de transferencia, o la descentralización.

Originalmente se pensó que Bitcoin se podía convertir en el dinero de internet, y de hecho el white paper original se llama así: “Bitcoin: Un sistema de efectivo electrónico usuario a usuario”. Sin embargo, el efectivo, y el dinero en general debe cumplir con tres cualidades con las que actualmente bitcoin, ni cualquier otra criptomoneda cumple:

  • Reserva de valor: La moneda debe de mantener o incrementar su poder adquisitivo conforme pase el tiempo.
  • Medio de intercambio: La moneda debe de servir para ser intercambiada por bienes o servicios. Un Picasso puede guardar muy bien su valor pero no es muy bueno para pagarle a tus proveedores.
  • Unidad de cuenta: Debe servir para medir el valor de mercado de bienes o servicios. Este atributo es importante para poder poner precios, calcular costos y ganancias, o por ejemplo, fijar un salario.

Las primeras dos funciones Bitcoin las cumple, aunque tiene una volatilidad relativamente más alta que activos que han servido tradicionalmente como reserva de valor como el oro o los bienes raíces. En el mundo de dinero fiduciario (pesos, dólares, euros…) cuando una moneda tiene mucha demanda y el precio empieza a subir, los bancos centrales pueden decidir crear más oferta para mantener el precio de la moneda en un rango de volatilidad aceptable. Con Bitcoin esto no pasa, como la oferta no se puede ajustar, el precio sube desmesuradamente ante aumentos fuertes en la demanda. Por esta razón, Bitcoin tiende a ser muy procíclico, pasando por momentos de euforia con subidas estratosféricas, seguidos de caídas muy fuertes.

Los negocios e individuos no quieren estar expuestos a riesgos cambiarios cuando determinan el salario de un empleado, y los empleados tampoco quieren que su poder adquisitivo esté variando de una quincena a otra. Sin embargo, hay muchas cualidades positivas de usar un blockchain de las que sí les gustaría beneficiarse, como son la comodidad, rapidez y la posibilidad de eliminar intermediarios.

Como comentábamos al inicio las stablecoins son la solución a este problema, ya que plantean el equilibrio perfecto entre las cualidades de monedas como Bitcoin y las monedas fiduciarias como el dólar.

Existen tres modelos muy diferentes para crear estas stablecoins, y los vamos a analizar a continuación. Cabe decir, que existen muchos proyectos compitiendo en cada una de las tres vertientes, pero todavía no hay un ganador claro.

Colateral Centralizado

Hoy en día es el modelo predominante. Se asemeja a la manera que operaban los bancos centrales durante la época del patrón oro. Una compañía guarda en reserva una cantidad igual a las stablecoins emitidas. Es decir, por cada dólar que recibe la compañía, emite un cryptodolar. Al estar completamente respaldado, este cryptodolar siempre será canjeable por un dólar fiduciario.

La ventaja de este modelo es que es el modelo más sencillo de implementar, y si la compañía es honesta, es difícil de que se rompa la paridad, puesto que la compañía siempre está dispuesta a comprar un cryptodólar al precio de $1. Por lo tanto, el precio del cryptodólar en los mercados nunca puede alejarse mucho de $1, porque siempre habrá alguien a comprarlo por $0.99 para vendérselo a la compañía emisora por $1.

El principal problema de este sistema es que es necesario confiar que las reservas de la compañía realmente son equivalentes a las stablecoins emitidas. Si por alguna razón, la compañía no tuviera respaldados todas las stablecoins emitidas, no podría recomprar todass las stablecoin al precio de $1 y esto podría causar un movimiento similar a una corrida bancaria, en el que todo el mundo está tratando de vender sus cryptodólares, creando una espiral catastrófica.

La manera más obvia de mitigar este riesgo es que sea el propio banco central el que emita estos stablecoins, y es posible que en los próximos meses algún país pequeño trate de hacer el experimento. Sin embargo vemos complicado que en el corto o mediano plazo bancos como la Reserva Federal, el Banco Central Europeo o el Banco de Inglaterra decidan lanzar un stablecoin. Sin embargo, el Casa de Moneda de Inglaterra ya está trabajando en un proyecto para lanzar certificados de oro sobre blockchain, pero es muy improbable que la gente empiece a usarlos como medio de intercambio.

Collateral Descentralizado

La mejor implementación de este modelo es MakerDAO, una compañía que lleva trabajando en este problema desde 2014, por ello nos vamos a centrar en su implementación. En este modelo existe una serie de contratos inteligentes y dos tokens. El sistema consiste en dos monedas; DAI,la moneda que mantiene el valor estable de 1 dólar, y MKR es la moneda de gobernanza. El objetivo de esta última es aprobar cambios al protocolo y fijar la tasa de interés, y también sirve para pagar intereses.

La forma en la que funciona es la siguiente: supongamos que un usuario hace un depósito de 1 ETH al contrato inteligente. Digamos que en ese momento el valor de ETH es 200USD. Con este depósito va a poder pedir un préstamo, asumamos que son 50 DAI (equivalente a 50 USD). Cuando el usuario quiera regresar el crédito y recuperar el ETH que entregó en depósito, tendrá que pagar los 50 DAI que tomó prestados, y destruir una pequeña cantidad de MKR. El MKR se destruye para reducir el número de MKR en circulación, lo cual hace que suba el precio de cada MKR, y así incentiva a la gente a tener MKR.

Si el precio de ETH empezara a caer, la red de MKR tiene los incentivos para que el contrato sea liquidado antes de que el colateral caiga por debajo del monto prestado. En nuestro ejemplo, si el valor de ETH llegara a los 50 USD, los participantes de la red liquidarían el contrato.

Modelo de Banco Central

La idea es similar a cómo operan los banco centrales hoy en día. El proyecto más prometedor en este modelo es Basis. El proyecto consiste en crear un banco central algorítmico con 3 tokens diferentes:

  • Basis, que debe de mantenerse a 1:1 vs USD, esta es la stablecoin.
  • Bond tokens, que se emiten con una tasa de interés que varía de acuerdo a las condiciones del mercado en el momento de la emisión.
  • Share tokens, que son acciones creadas en el bloque de génesis y reciben dividendos después de que se hayan pagado los bonos.

La forma que opera es la siguiente, si hay mucha demanda de stablecoin y como consecuencia el precio de Basis empieza a subir, el banco algorítmico imprime nuevos Basis y los reparte a los tenedores de Bond Tokens y Share Tokens.

Si hay poca demanda, el precio de Basis empieza a bajar y el banco algorítmico genera nuevos Bond Tokens, los cuales vende a cambio de Basis, para reducir la masa monetaria y hacer que el precio vuelva a subir. Los bonos son subastados por menos de 1 Basis, y tienen el potencial de ser recomprados por el banco algorítmico por 1 Basis, por lo que existen los incentivos para especular mediante la compra de bonos.

Conclusión

En resumen, creemos que las stablecoins van a tener un papel muy importante en el nuevo sistema financiero descentralizado.

En el primer modelo de Colateral Centralizado, sabemos que hay una gran demanda, ya que Tether ha creado más 2,500 millones de USDTs. Sin embargo, no creemos que este sea el modelo óptimo porque tiene un punto de falla muy claro. La idea principal del nuevo sistema financiero es reducir la dependencia en instituciones centralizadas.

El modelo de Banco Central creemos que puede llegar a funcionar porque hoy en día es el modelo dominante en la economía con el dólar, euro, etc. y funciona, a pesar de que tiene muchas desventajas. No obstante, se nos hace difícil ver un mundo en el que teniendo la opción, la gente prefiera las monedas no garantizadas por un colateral. Además, este modelo podría entrar un espiral deflacionaria muy peligrosa cuando el mercado empiece a caer, la gente se asuste, venda sus Basis,y nadie quiera comprar los Base Shares. Este no es un caso hipotética, puesto que ya le ocurrió a NuBits, un stablecoin con un sistema similar, que actualmente cotiza a $0.1, 90% por debajo de su valor esperado.

El modelo que más nos gusta es el de Colateral Descentralizado, y en concreto nos encanta MKR. Nos gusta porque no se tiene que confiar en una institución o ente central. Cualquier persona puede ver que están las reservas y tener la confianza de que su stablecoin está respaldada por los bienes necesarios para garantizar la tasa de cambio estable. Además, específicamente en Maker, es claro porque se necesita un token de gobernanza ya que ellos fijan la tasa de interés y reciben dividendos. Esto no quiere decir que Maker vaya a ser exitoso pero definitivamente creemos que el modelo de Colateral Descentralizado es el mejor para crear un stablecoin y que con la implementación correcta puede ser un sistema revolucionario.

Proyectos por segmento

Colateral Centralizado

Tether

TrueUSD

Arccy

Stably

Colateral Descentralizado

BitShares

Maker

Sweetbridge

Havven

Seigniorage Shares/ Banco Central

Basecoin

Fragments

Carbon

Kowala


Originally published at exponent.capital on October 2, 2018.