Transcripción de mi platica “Como Ser Más Mexicano” 🇲🇽

Dado en la conferencia TEDx, en Ciudad Juárez, 29 de julio 2017

Ver video en: Facebook (con subtítulos) o YouTube

https://www.facebook.com/TEDxBlvdTeofiloBorunda/

Hoy día no es una exageración decir que México y Estados Unidos están pasando por un mal momento como socios y vecinos.

Y como dice el Buki… ¿A dónde vamos a parar?

Yo soy un gringo que vive en la frontera entre México y EE.UU., y voy a México todos los días para trabajar. Así que, tengo un punto de vista no muy común. Claro que soy orgullosamente nacido y criado estadounidense, y creo que es un país que ha hecho cosas muy importantes en el mundo. Sin embargo, después de un buen rato trabajando y conviviendo con muchos mexicanos, me he dado cuenta que los norteamericanos tienen mucho que aprender de los mexicanos. Por eso, estoy convencido de que ahora, una buena relación entre estas dos naciones es más importante que nunca.

Es que para mí, México y Estados Unidos son como medias naranjas, solo que no lo saben. Analizándolo bien, tenemos mucho más en común que otros países en el mundo y yo no puedo pensar en una mejor combinación. Solo tengo que convencerlos a los gringos, y pues también a ustedes…

Una pregunta que me suelen hacer ahora, y que me da gusto contestar, pero al mismo tiempo me da pena que se tenga que preguntar, es “¿Por qué un gringo apoya tanto a México?” Está bien la pregunta, pero me agüita que los mexicanos me cuestionan. Porque digo, ¿Cómo es posible que no se dan cuenta?

Apoyo mucho a México porque aprecio mucho su cultura y las diferencias entre mi cultura, y porque tiene cosas que la mía no tiene, pero necesita.

Entonces, yo me pongo a pensar: “Cómo sería Estados Unidos un poco más mexicano?”

¿Qué piensan ustedes?

Para mí, así sería:

Empezaríamos el día saludando a todos con cariño; con besos y abrazos. No importa si tenemos prisa o si estamos estresados, tomaríamos el tiempo porque sabríamos que es más importante el trato que das a otras personas, a pesar del humor que tengas.

Cantaríamos más en voz alta, en el trabajo, en las fiestas, en la calle… ¡donde sea! Como si estuviéramos con los mariachis. Y sabríamos todas las letras a miles de canciones. Y no importaría nuestras voces, porque sabríamos que lo que más importa es el “sentimiento”.

Bailaríamos más, pero no solos: Con conocidos, con desconocidos y con estilo. De preferencia cumbia y norteño.

La comida rápida y preparada se vendería menos. Porque en México, si vas a comer, hay que comer bien y con otras personas. Cocinaríamos con salsa y limón para ponerle sazón, porque la comida, igual que la vida, no debe ser aburrida!

En Los eventos familiares se juntarían todos y vendrían de lejos tíos, primos, abuelos, amigos…Porque no debe pasar tanto tiempo sin vernos. Y los eventos serian de varios días; nada de que empieza a las 5:00 y termina a las 7:00. Con un menudo a las 4:00 de la madrugada. Porque todo comienza y termina con la familia.

Compartiríamos más, y si alguien nos ofrece, aceptaríamos más. Porque si tienes, debes compartir, y si te ofrecen, debes aceptar.

Dejaríamos de llenar nuestras casas de cosas que no necesitamos.

Dejaríamos de definirnos por lo que tenemos, y nos enfocaríamos más en quienes somos. Jamás poniendo más importancia en las posesiones que en las personas. Y ya no podríamos mencionar “nuestra casa” sin añadir que también es tu casa. Para que no quepa duda que eres bienvenido.

Pondríamos más importancia en la inteligencia emocional y no solo en los estudios que uno tenga.

Sabríamos hacer ambiente en cualquier evento, por más aburrido que fuera. Bromeando, cotorreando, chismeando, bailando, cantando, echando porra…

Estaríamos todavía orgullosos de quienes somos, pero más honestos de nuestras deficiencias y lo que tenemos que mejorar. Seríamos capaces de criticar a nuestro gobierno, pero todavía apoyar al 100% a nuestra selección nacional.

Y sobre todo, nos reiríamos más, hasta carcajadas de los chistes, incluso los que no son tan chistosos, porque siempre es más divertido sonreír.

Son cosas pequeñas, pero significativas, porque fomentan una calidez, cariño y buen sentimiento donde da gusto vivir. No importa la cantidad de dinero uno tenga o que tan bonita es la ciudad en la que vive.

No saben cómo me encantaría ver que mis paisanos hicieran algunas de estas cosas, como hacen en México. Sería un Estados Unidos con más sazón y mas muchosidad, como nuestro vecino.

Yo creo que sí, de alguna manera real y concreta, eso podría ayudar con algunos de los grandes problemas que tenemos en Estados Unidos, y disminuir, incluso, los altísimos niveles de:

· Problemas de salud mental en niños y adultos

· Depresión

· Suicidio

· Y el mayor consumo de drogas ilegales en el mundo

Ósea es el país que más depende de drogas para alterar su estado emocional

Estados Unidos ya tiene mucho tiempo tratando de superar estos problemas, pero no los ha podido solucionar. Por eso digo que ya es hora de intentar algo diferente: Ser más mexicano.

¿Y cómo sé que el ser más mexicano podría ayudar a Estados Unidos, e incuso, a cualquier otra nación?

Porque lo he visto puesto en práctica con mis propios ojos, aquí en esta ciudad donde estamos hoy. Cuando la gente de Ciudad Juárez, sin ninguna culpa más que vivir aquí, se encontró en medio de una furiosa guerra entre narcotraficantes, sicarios, pandillas, militares y policías, y Ciudad Juárez llegó a ser la ciudad más violenta en el mundo.

Pero en todo ese tiempo mis amigos y compañeros aquí en Ciudad Juárez nunca dejaron que esta situación tan desagradable cambiara quienes son. Nunca dejaron que la brutalidad que sucedía alrededor les impidiera ser felices, amables y excelentes seres humanos.

Me pusieron el ejemplo de que tus circunstancias no tienen que cambiar tus valores; cosa que no cualquier pueblo o ciudad pudiera hacer, y mucho menos en una situación como la que pasó en Ciudad Juárez. Todo se debió a la actitud positiva e imparable de la gente, y su capacidad de reír y enfocarse en las cosas buenas que tiene la vida. Esto no era algo a lo que se sentían obligados; simplemente era algo natural e inconsciente que está profundamente arraigado en su cultura y les hace ser quienes son.

Desafortunadamente, una gran cantidad de mis paisanos solo conocen el México que se ve en las noticias. Ven la violencia y la corrupción y no saben que eso representa un porcentaje tan pequeño de la población. Y no aprecian como estas cosas afectan directamente a los ciudadanos de México que en verdad no tienen nada que ver con eso.

Algo que pocos norteamericanos reconocen es que Estados Unidos tiene mucho que ver con los problemas en México. Los miles de millones de dólares que gastamos cada año en drogas, tratando llenar el vacío en nuestras almas gringas, costean y empujan gran parte de la corrupción y la indiferencia por la vida humana que se ha visto en casos en muchos partes de México.

Estados Unidos no puede seguir criticando a México por problemas que nosotros en parte causamos, y luego pretender que lo que hacemos no afecta a México.

No puedo ser el único que ha notado que los problemas que causa Estados Unidos en México, a raíz del narcotráfico, son mucho más graves que los problemas que supuestamente causan los inmigrantes ilegales en Estados Unidos. Por eso tenemos que cambiar. Porque Estados Unidos no puede pensar en obligar a México a pasar por otra guerra, lo cual sigue siendo una preocupación constante en esta ciudad y otras ciudades en México.

Algo que nos debe preocupar muchísimo a los dos países es que cada año, los dos bajamos aún más en las encuestas globales del índice de felicidad. En la última encuesta ahora en 2017, nos fue mal a los dos. Entonces, ¿Qué está pasando? ¿Cómo es posible que dos países tan grandes y con tantos recursos estemos así? ¿Qué vamos a hacer diferente?

Entonces, yo digo: Ahora, en la primer parte del siglo 21, por qué no intentamos algo que nunca habíamos hecho antes. Para empezar, porque no pensar así: ¿Qué pasaría que si en lugar de hacer más muros, hacemos más puentes? Y no solo porque me desespero en las filas, eh. Para mí, esto sería un excelente inicio de una manera diferente de pensar, hacia un mejor futuro para ambas naciones.

Ningún país ni ninguna cultura ha llegado a ser grande encerrándose y aislándose del mundo. El futuro de nuestro continente depende de la buena relación entre México y Estados Unidos.

Si a alguno le han parecido locos mis comentarios hoy, entonces necesita conocer mejor a su vecino.

¡Viva México¡ ¡Viva Estados Unidos! y ¡Arriba Juárez!

Foto https://www.facebook.com/dianadigitalmedia/