VOLVIERON

#ElMásPopular se presentó en el Torneo de Fútbol de Salón del Club Social Área 1 con viejas pero muy viejas caras conocidas que habíamos creído guardadas en lo más profundo de algún sucio baúl de los recuerdos. Pero la magia sigue intacta.

Los Jagua comenzaron algo ansiosos. La última vez que estuvieron todos juntos en un campo de juego fue cuando la cancha de salón de la Villa Ande se usó para una discoteca con barra libre de Conti, y ese día, tampoco decepcionaron.

Abrió el marcador Alvaro el “Francotirador” o el “Agro-gol” o el “Kaiser-gol” Ramírez, como quieran llamarlo. Fiel a su estilo, el nueve estaba en el lugar indicado en el momento indicado.

Habían pasado apenas cinco minutos de juego y los cinco que arrancaron desde el vamos miraban de re ojo a los suplentes y a la conservadora a un costado. Los rivales se percataron de la desatención y dieron vuelta rápidamente el marcador.

Jagua sintió la completa falta de estado físico debido a que todas las prácticas terminaban en Costelao y chorizo casero auspiciado por el entrenador Mena y mando a la cancha a sus dos hombres con más potencia: Michel “Jiu-Jitsu”, “Pé de anjo” “Misil” Villasboa y Pedro “El Toro de las mil lesiones” Velazco.

Karin no estaba para la joda y puso el empate tras gran pase con la mano (?) del capitán Batata.

“Agro-gol” que había prometido una caja de Kaiser por cada gol convertido, no fue tacaño con sus compañeros y marcó el tercero y cuarto gol para su equipo despidiéndose mareado y sin poder respirar con su primer triplete con la camiseta azul y negra.

Al final, con el partido liquidado, tuvimos tiempo de ver unos cuantos intentos de misil apenas desviados y para la alegría de la hinchada la vuelta de Nelson “Robinho y Pelé” Ibañez que apareció luego de culminar su dieta con 20 kilos menos.

#ElMásPopular debutó con una gran victoria que sirvió para recuperar los tres puntos perdidos por no estar presentes en el desfile inaugural y sueña con el festejo cargado de chorizo casero y alcohol.

Volvieron. .

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.