Cosillas sobre el vello púbico.

El vello púbico se desarrolla en la pubertad, durante la maduración sexual fisiológica. Forma parte del vello androgénico, resultado de la acción de hormonas llamadas androgénicas. Se considera por tanto un marcador de madurez sexual.

Al contrario que las imágenes más comúnmente difundidas, no existen tan sólo dos patrones de crecimiento de vello androgénico, uno para hombres y otro para mujeres: hay muchísimos. Desafortunadamente, sólo puedo encontrar imágenes de otros patrones de crecimiento como publicidad para cirugía estética. (¿Por qué será?)

Muchas, muchas más variantes que estas dos ilustradas aquí.

Se ha hipotetizado mucho sobre la utilidad del vello púbico. ¿Por qué crece? ¿Tiene alguna función y, de ser así, cual?

Lo cierto es que somos los únicos primates con vello púbico, ya que somos anormalmente lampiños. La selección natural ha disminuido el reparto y grosor de la mayor parte de nuestro vello corporal, pero nos ha dejado vello corporal androgénico. Algunas de las hipótesis que se barajan sobre el por qué de la permanencia del vello púbico son reducir la fricción por movimiento, generar acolchado (sobre todo durante el coito), separar mucosa genital de bacterias, evitar contacto de sudor con la mucosa, y mantener calor y humedad estables. En definitiva: funciones protectoras y de higiene. También se postula como señal visual de madurez sexual, y otra hipótesis extendida es que emiten y difunden feromonas sexuales a través de las glándulas apocrinas.

Durante siglos y a través de diferentes culturas, el vello púbico fue considerado como erótico y estético. Se trenzaba y decoraba, e incluso había ungüentos para potenciar el crecimiento del pelo. También era habitual el uso de pelucas para sustituir vello púbico caído o rasurado, llamadas «merkin». Por otra parte, la costumbre humana de la depilación existe desde hace milenios. Las razones pueden ser higiene –eliminar o prevenir una infestación de ladillas–, motivos religiosos –la Sunnah islámica– o indicador de estatus social –la casta Nair en la India–. En las últimas décadas la depilación púbica se ha incitado por razones como facilitar atención médica o aumentar rendimiento atlético.

Cualquier motivación para eliminar vello púbico que no responda a causas imperativas –tratar piel del área genital, por ejemplo, o eliminar ladillas– será cultural. Las influencias culturales cambian, creando tendencias. Actualmente, la tendencia de modificación de vello púbico es imperante, según cuantifican numerosas investigaciones. Modificación puede significar depilar para dar forma, retirar vello de la llamada «línea de bikini», retirar por completo…

Sin entrar en el componente de género de estos aspectos culturales y tendencias (es un tema tan extenso que merece su desarrollo propio) destacaré que:

La recomendación de los organismos de salud pública (por ejemplo, las ya citadas AEDV y Asociación Canadiense de Dermatología) es conservar o recortar el vello púbico. Si queréis depilaros íntegramente, o grandes zonas, podéis hacerlo; tan solo espero que sea porque os es cómodo y lo preferís. Podéis encontrar una guía de técnicas para prevenir infecciones y lesiones aquí.

Nadie puede forzaros a depilaros. Nadie puede deciros que vuestro vello es antihigiénico, porque no lo es. El vello púbico es una parte de vuestro cuerpo y vuestros genitales. Conocedlo, aceptadlo y gestionadlo como gustéis.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.