Insomnio.

Tengo ganas de salir a caminar, salir a pensar.
Mis pies tiemblan un poco, pero es de confusión, de indecisión. Ya no se hacia donde caminar, andar solo por andar, por no estancarse, por dar la impresión en éste mundo moderno, donde ya no hay conjuntos vacíos, temas sin discusión, donde ya todo se desmiente tan fácil que no vale la pena proponerlo.

Todo pasa tan rápido, me cuesta enfocar, absorber, tomarme el tiempo para digerir y continuar. No hay tiempo, no alcanza, influye hasta en la respiración, hasta en el café, en el parpadear o no. 
Ya nadie quiere parpadear por que temen quedarse atrás, ser descartados por obsoletos, servir solo para la historia, como un mueble que siempre fue mueble y luego polvo. Siempre hay más, en algún lugar, estoy olvidando que me conozco mejor que nadie, y solo yo puedo desmentirme. El poder mirarme en un espejo y reconocerme, al fin ver algo más que indecisiones. 
Mis pies no se deciden, o van y vienen decididos para encontrarse con su error, para que otra cosa los distraiga o los atraiga, y me siento presionado a cambiar.
Es que es el tiempo que amenaza, el vivir mucho o poco, el ser y ya no ser, el dejar de ser, el no darse cuenta y estar muerto, el mañana.
Tengo ganas de dejar de pensar, pero mi mente necesita andar dando vueltas para marearse, sin llegar a ningún lugar, para caer al piso riéndose sin razón, como para consolarse. Necesito caminar.

Y la calle se extiende como infinita, iluminada, simbólica, recta.
Me da seguridad momentánea, aunque sé que en algún momento tendré que devolverme en mis pasos, volver adonde pertenezco, y que esto es solo un paseo, que ésta calle es la misma de siempre y yo soy el mismo de siempre. 
Por que siento que camino al revés, para ver como me alejo de todo lo que conozco y guardo, sigo viendo atrás, o adelante, no quiero tropezar, salirme del camino es tan tentador, tendría que parar y darme la vuelta, pero me sentiría desubicado, perdido aunque sigo igual, en el mismo lugar, pero no.

Mejor volver a casa, con música es mas fácil todo esto.

Like what you read? Give Ricardo Hernández a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.