Llego el Momento de Reestructurar el Departamento de Educación? Una idea para consideración.


Definición de demencia: Hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes (Einstein)

Esta táctica, de cerrar escuela, es una de muchas. Tiene su lugar como parte del arsenal. Pero no es ni remotamente lo que necesitamos en vista de las circunstancias que atravesamos. El que la secretaria de educación hable con más esmero y empatía que sus antecesores, o que ejecute una estrategia preconcebida efectivamente, lo cual no pongo en duda para nada, es bueno pero no es la solución que necesitamos ahora. Ejecutar eficazmente merece reconocimiento, pero necesitamos algo diferente. Algo novedoso que restructure la manera en que impartimos la educación pública en PR. Reestructuremos el sistema de educación, primero sacando al DE del negocio de administrar y gerencias escuelas. El DE se debe limitar a establecer los currículos, metodologías para medir el alcance y rendimiento, y supervisar. El gobierno ha demostrado que no sirve para gerenciar o administrar recursos.

Yo propongo dejar que los docentes y maestros corran los planteles donde trabajan hoy día como empresas privadas (con o sin fines de lucro). A que me refiero.

El costo por estudiante en la escuela publica llega a casi $7,723 ($2.819 billones de presupuesto 2016–2017 para 365,000 estudiantes en el sistema). La media del costo en una escuela privada en PR se estima es alrededor de un poco más de la mitad de esa cifra (y producen igual o mejor resultados, sin hacer comentarios de la calidad o adecuacion). No hablo de las escuelas de condado, dorado, palmas, etc de las que ustedes están pensando que cuestan $10,000 — $15,000 al año; nope. Hay muchas bilingües de alto rendimiento académico que cuestan menos de la mitad de lo que nos cuesta el DE por estudiante.

Usando las APPP como marco de referencia, se podrían crear unos cientos (podrían ser hasta 400–500) nuevos negocios privados cada uno con 800 a 1,000 estudiantes cada uno a través de las APP Participativas.

Se organizarían los que ahora corren los planteles, y sus maestros para formar nuevas entidades jurídicas. Edificios Públicos concesionaria los planteles y la nuevas empresas tomarían control sobre su mantenimiento. Los mismos municipios tendrían un interés en ayudar de alguna manera. Los empleados de mantenimiento y comedores pasarían a ser parte de la administración de cada nueva escuela privada lo cual también sería otro ahorro al gobierno.

El DE seguiría. encargado de los currículos, establecer métricas y supervisar; pero a un costo mucho menor. No hay necesidad de tener 25,000 puestos administrativos para 32,000 maestros. Estos nuevos equipos de trabajo, empresarios, tendrían el incentivo de ser competitivos y eficientes.

Si el equipo docente es flojo, los administradores se encargará de hacer los ajustes requeridos.

Si se establece un pago por parte del DE de cerca del promedio de las escuelas privadas (~$3,800 por estudiante [a]), los ahorros al presupuesto del DE serían substanciales; aún dejando unos $200 por estudiante como presupuesto para el nuevo DE, daría para cubrir los gastos de supervisión a nivel central. Estamos hablando de ($7,723 — ($3,800 + $200) = $3,723 * 365,000 = $1.358 bn. Esto no incluye los presupuestos de Edificios Públicos y otros.

El resultado. Aparte de los ahorros al Fondo General, veremos como esos equipos como empresarios van a dar la resultados. Los municipios y los padres se envolverían más. Si no, los padres moverían a sus nenes a otra escuela cerca que sea mejor. Se crea competencia y reducimos costos.

No estoy hablando de Vouchers, pero tampoco me desagrada Ia idea. Y tampoco me desagrada la idea de que las entidades sean con fines de lucro, al fin y al cabo tendrán Ia responsabilidad de mantener los predios y tomar el riesgo del fracaso.

Estas empresas serían libres de buscar otras fuentes de ingresos, after school programs, ayudas federales, especializarse en áreas de interés, etc. EI gobierno tendría una segunda hipoteca sobre el plantel para asegurarse que se corra como escuela y no se hagan transacciones ilícitas.

Por un periodo de tiempo las nuevas escuelas tendrían la acreditación del DE (grand fathered) por ejemplo por los primeros 5 años. Después deben cumplir con las acreditaciones correspondientes.

Una idea impactará a muchos de los 25,000 puestos administrativos que dan apoyo a 32,000 maestros. Pero me está claro cómo un ratio de 1.28 maestros por admin no tiene sentido.

Pero también, 11.5 estudiantes por maestro se debe revisar. Si se habla de que las escuelas tiene hacinamiento (algunas publicaciones mencionan hasta 30 o más estudiantes por clase), entonces se tendrá que auditar para asegurarse que en efecto esten los 32,000 maestros cobrando por servicios prestados.

Con ayuda de tecnología y otros métodos, escuelas de vanguardia alcanzan a tener entre 16 a 20 estudiantes por maestro. Eso puede redundar en más ingreso por maestro y algo de ahorros. No se tiene que comprometer la calidad. Muchas escuelas privadas que cobran menos de la cifra indicada al año por estudiante hoy en día en PR producen excelentes métricas, inclusive con altos resultados en las áreas de STEM que son parte importante del futuro de la isla.

Implementar algo así es extremadamente difícil. Pero las circunstancias requieren nuevas formas de pensar y actuar. La JCF debe ayudar. De otra manera, seguiremos cerrando una cuántas escuelas aquí y allá esperando que algún día obtengamos resultados materiales a nivel central. El DE consume casi el 30% del presupuesto del gobierno central, por lo cual debería ocupar el interés de toda la población tanto como nos preocupa los contratos de la legislatura. Reducir 30% del DE mueve la aguja más que reducir el presupuesto total de la legislatura.

[a] Datos del 2010 al 2014, no es exhaustiva de todas las escuelas privadas, y excluye ciertas escuelas de San Juan y Dorado. Se debe actualizar con datos más recientes.

http://www.elnuevodia.com/noticias/locales/nota/educacionarrastraelcierredeescuelasdesdehace20anos-2320740/#

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.