¿Y los otros US$ 5 millones?

Definitivamente la corrupción en Colombia es campeona mundial.

De los 11 millones de dólares que la firma Odebrecht confesó haber pagado en sobornos en Colombia entre 2009 y 2014 para adjudicarse “contratos de obras públicas”, que les representaron más de 50 millones de dólares en utilidades… No aparecen cinco millones…

Sip. Así como lo leen. Hay cinco millones de dólares perdidos. Los que pagó la firma brasileña entre 2010 y 2014. Nadie sabe qué pasó. Nadie en dónde están, a quien se los pagaron, por cuales contratos, a cuales entidades. Nadie sabe nada. Ni la Fiscalía, ni la Contraloría o la Procuraduría.

De pronto si saben, pero no quieren o nos les conviene decirlo para no pelear con el gobierno a con antiguos clientes y empleadores.

El presidente Juan Manuel Santos tampoco sabe en dónde están esos cinco millones. Durante una entrevista con Dario Arismendi en Caracol habló con autoridad de los 6 millones de dólares que recibió alguien antes de empezar su gobierno.

De los otros cinco, que alguien debió recibir entre 2010 y 2014, su primer periodo de gobierno el Presidente no dice una palabra. Él, como su flamante Secretario de Transparencia tratan de centrar la atención en los US$ 6 millones que ya sabemos por lo menos quien los solicitó, aunque falta por saber con quién los compartió.

¿Y los 5 millones de dólares restantes?. Nada.

Esta mañana en Perú el socio de Odebrecht dijo que había sido un error haber negociado con la empresa brasilera. ¿Cuando harán lo mismo los socios colombianos de la multinacional de la corrupción?