Ostiones

En los alrededores de La Serena-Coquimbo, específicamente en Tongoy, las playas y la gastronomía brilla. El menú especial: Ostiones vivos.

Cuando consumimos alimentos de la vida marina, nos referimos a mariscos o pescados, lo hacemos con su respectiva cocción elevando la temperatura de algún alimento. Sin embargo, existen otros que los comemos completamente crudos: los ostiones, sumándose a que están vivos.

Ostiones con limón y sal

No te sorprendas, en la cuarta región de Coquimbo a los turistas y pobladores del sector les encanta los ostiones vivos, sí leíste bien: vivos.

Y es que los fanáticos de los mariscos disfrutan de este sabor tan particular acompañado de la acidez del limón, otorgando una rica sensación al paladar, por lo que si te identificas y se te hace agua a la boca esta publicación, y justo viajas al norte chico, tu parada a Tongoy debe ser obligatoria.

En las caletas de estos sectores nortinos, podrás encontrarte con tinas llenas de agua de mar con los ostiones y su colorido. Éstos se abren, saltan y hasta a veces salpican agua, porque recordemos que están vivos. El locatario los sacan y abren, entregándolos en una bandeja para que los comensales disfruten en compañía de limón, sal y/o merquén.

ostiones en tinas

Son suaves al momento de probar y su sabor no es para nada fuerte, ¡es delicioso! Y lo mejor de todo que se ofrecen a un precio adecuado, en muchas ocasiones los he visto a 6x$1000.

¿Qué te parece? ¿Los has probados o te gustaría probarlos? Comenta esta publicación y dale corazón ❤