Palomitas arcoíris

Pochoclos, popcorn, cabritas, o como quiera llamarlas. Sólo hay una cosa que no cambia: en Los Saltos del Laja vienen con todo el color que necesita en su viaje.

Si viaja con niños pequeños debe crear todo un panorama de entretención y distracción para hacer del viaje un éxito. Es por esto que las palomitas de colores son el complemento ideal para pasear, mientras sus hijos se deslumbran por aquel ingenioso invento.

www.flickr.com/photos/clickdreams/

Por sólo $500 puede adquirir ésta bolsita de entretención, que además se familiariza con el bolsillo. Y quizás no sean sólo sus niños quienes disfruten, sino que por qué no, usted pueda volver a su infancia y divertirse con las sorpresas que el envoltorio de papel le entrega en cada diente de maíz reventado por el calor.

Las palomitas de maíz son famosas en los cines, en las calles, en las plazas, en los paseos. Es característico ver aquel carrito que desde lejos nos invita, con su aroma, a disfrutar de este tentempié.

Y es también común pasear por los Saltos del Laja y no sentir ganas de adquirir un paquete de pochoclos, porque o bien sólo se antoja o simplemente son para disfrutar del paisaje y de esos crujientes pedazos bañados en azúcar.


Los Saltos del Laja están ubicados en la Región de Biobío, a 25 km al norte de Los Ángeles. Es uno de los lugares más llamativos en cuanto al turismo en el sector, ya que además de las cascadas, también existe gran cantidad de camping al rededor, hoteles y locales de artesanía que amenizan el recorrido.

Junto con la compra de las palomitas de colores, puede llevar de recuerdo relojes, cuadros, juguetes, cinturones, carteras y un sin fin de productos hechos a manos, de manera que desde los más pequeños hasta lo más grandes, disfruten de uno de los centros de turismo más conocidos del país.

Así que ya lo sabe, de pe a pa los Saltos del Laja van a hacer de su viaje uno inolvidable, ya que además de disfrutar de una maravilla de la naturaleza, podrá hacer feliz y darle un gusto a su retoño.