Autenticidad — tu mejor tarjeta de presentación

¿Quieres ser auténtico? Si tu respuesta es afirmativa, entonces eres uno de los millones de personas que buscan dejar una marca indeleble con respecto a si mismos en otras personas. Sea en el ámbito familiar, de negocios o colectivo, tu mejor tarjeta de presentación es que seas auténtico.

En la misma manera que algunas personas perciben fácilmente la diferencia entre una bolsa de mano de un diseñador reconocido, y una burda imitación del mismo articulo que fue comprada a un precio muy por abajo del costo regular; las personas también perciben cuando no somos el artículo genuino.

Una persona auténtica es una cuyo valor no reside en la ropa que viste, las joyas que trae, ni el automóvil que conduce. En cambio es auténtica la persona que:

  • Es verdadera a sí misma. No aparenta ser lo que no es con vestuario, decoraciones lujosas o precio de sus posesiones. “La sotana no hace al cura” solía decir mi abuela. Si eres pobre no aparentes ser afluente. Si tienes poca educación no uses palabras de domingo durante toda la semana. Tienes cualidades, talentos, capacidades que solo tu posees. No degrades tu valor al tratar de emular a quien no debes imitar. Se quien tu eres.
  • Piensa internamente, demuestra externamente. Pensamiento Crítico es la capacidad de explorar más allá de lo que dicen otros, es examinar con sobriedad mental lo que se nos presenta, cotejar informacion con nuestra experiencia y la de otros y determinar por nosotros mismos el rumbo a seguir. Una vez que el pensamiento crítico concluye, el resultado debe ser reflejado por nuestras actitudes, decisiones y acciones. Vive como tu eres.
  • Es amable, resñetuosa para con los demás. La sabiduría colectiva a dictado: “Trata a los demás como quieres ser tratado”, “con la vara que tu midas serás medido”, “dale a otros lo que tu quieres para ti”. La noción de dar respeto a otros solo si ellos te dan respeto primero, es una idea errada, obsoleta por que no funciona. En cambio, se amable y recibirás amabilidad, respeta y te respetarán. ¿Acaso no has escuchado o leído: “Todo lo que el hombre siembre, eso también cosechará.?” . Se amable porque lo eres.
  • Deja sus maletas atrás y escucha atentamente. Las vicisitudes del diario vivir tienden a hacer pensar más de las dificultades propias que de todo lo demás, y causan ausencia y nos ensordecen al gemir y penar de otros. Deja tus dolores, angustias, penas en tus maletas y escucha el reclamo de otros, sus penas, agravios, quizás en ellas encuentres el alivio para lo tuyo. Se presente y escucha porque estas allí y valoras escuchar.
  • Abre su mente a lo bueno, justo, limpio en las personas. El cinismo es la enfermedad que afecta a los que dudan, a los escépticos, a los que no pueden ver lo positivo en nada y en cambio apuntan siempre a lo que falla, lo que hace falta o lo que no funciona. La justicia, equidad, igualdad no son ilusas ideas de soñadores, en cambio son nociones que al esforzarte para alcanzarlas, te infunden aliento para ver lo bueno que hay en tu derredor. Se abierto de mente, porque ya lo eras desde el comienzo.

Vive auténticamente y verás lo auténtico en otros.

Like what you read? Give RH Matus a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.