Los regalos del Día de la Amistad

Gracias a Ramón Artemio Bracho, tenemos un día al año designado a nuestros amigos y no tan amigos. Éste señor calculó tan bien que justo se festeja el último día del mes de julio, donde todos o la gran mayoría cobra.

Lastimosamente, la especie que más abunda por esa fecha es la considerada jopy, tacaña, codos… O como prefieras llamarlos! Anoche encontré un meme en el Facebook y lo compartí en varios grupos de Whatsapp, gracias a eso pude hacer un recopilado de los peores regalos que la gente puede dar.

Y ojo, no estoy siendo interesada, para nada! Vamos, que levante la mano aquel que no tenga una colección de tazas con alguna inscripción tipo “Tu Amistad, es genial”, “Gracias por ser mi amigo”, “Te deseo felicidades por éste día” y un largo etcétera… ¿Me entienden?.

Empecemos por el principio, los famosos cuadritos con imágenes tiernas y por supuesto alguna frase alegórica, pero era para otra persona “Recuerdo que estábamos repartiendo los regalos, y ésta persona se me acercó, me abrazó y me dio el paquetito. Uhhhh, otro cuadrito pensé, pero di mi mejor sonrisa y salí de la pieza para ir al baño, en ese momento se me ocurrió darlo vuelta, decía -Para mi amiga Stefy, tqm- Yo no me llamo Stefy, Stefy era la secretaria que había faltado ese día”.

Y hablando de faltar creo que una de las peores sensaciones es la de esperar con ansias tu regalito y que justo tu amigo invisible no haya ido al colegio, a la facu o al trabajo. Pero bueno, mejor sería eso a que te regalen un paquete de pañuelos “Hicimos un círculo para entregar los obsequios, yo todo emocionado di el mío y me senté, me había sacado una chica y dije -Yes! Por fin me van a dar algo decente!- Craso error, se nota que se había olvidado o jamás le importó el detalle, por lo que cuando le tocó a ella, abrió su cartera y me pasó un paquete de pañuelos que tenía ahí metido”.

Definitivamente hay personas que se preocupan por otros, por la higiene personal, por ejemplo “Sinceramente no sabía ni como reaccionar ante eso, o sea, me regalaron un jabón de tocador! Me puse tan roja que fui corriendo al baño a olerme bajo el brazo o ver que pasaba conmigo, por que yo lo tomé como una indirecta, muy directa”.

Hay personas que el término ahorrar, lo ponen demasiado en práctica “Mira, yo no tengo problema con que me den cualquier vyrorei (tontería), pero ésto ya era el colmo, o sea, me regaló un moño (agogó o cinta para el pelo) que era suyo!!!! Y yo soy hombre, con cabello corto, no le encontré la gracia”

O en mi caso, y siempre digo que fue uno de los peores regalos que recibí, me habían regalado un llavero de un león, sin cola por que se rompió y era sorprendentemente parecido al que siempre tenía por su mochila el estimado y que precisamente ese día desapareció. Lo peor fue que ni siquiera lo envolvió.

Y así podemos seguir con los biromes que ni funcionan y que tienen una plumita o un muñequito en la punta, los globitos, los portarretratos, los vasos en forma de foco, chicles, un bombón… Pero, hay que ver el lado positivo de las cosas, sin todos éstos regalitos no tendríamos anécdotas que contar…

“Que malagradecida pa que ya sos” No gente, no estoy siendo eso, sólo tomo con humor ese tema, ¿gua´u ko que ustedes nunca luego se quejaron por eso?

“Se nota que no recibiste luego nunca un regalo decente por eso es que tanto te quejas” Sí, si lo recibí… Estaba en noveno grado, en hora de Historia, cuando mi mejor amigo de aquel entonces golpeó la puerta y pidió hablar conmigo, me había regalado un CD con temas de grupos que me gustaban, dentro de la caja del disco metió una nota que decía -Para mi mejor amiga, que Dios te bendiga hoy y siempre, te quiero mucho-.

En fin, mejor colaboramos entre todos para hacer un asado, comprar bastante líquido y festejar… “Por que un amigo es una luz, brillando en la oscuridad” y por lo menos por ese día, todos nos queremos y nos olvidamos que fulano nos debe plata y mengana habla pestes y culebras de tu persona!!…

Like what you read? Give Rita Fernández Méndez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.