Te acuerdas cuando [ ]

El corazón menstrúa. Lo sé porque también vive los síntomas premenstruales. Y dentro de la melancolía y el malestar padecido los recuerdos al igual se cuelan. Por ejemplo, ¿te acuerdas cuando ganamos The Hunger Games?

El día que obtuvimos la victoria de Los Juegos del Hambre alzamos los brazos y el silencio nos aplaudía. Claramente derrotamos a todos los asistentes de aquella fiesta. Sólo éramos tú, yo, y aquellas tres orquídeas sobre la mesa.

Y cuando vimos el volcán en erupción, ¿te acuerdas? Probablemente se trataba de un descontrolado incendio, pero a mí me gustó seguir el juego en donde me presionabas la muñeca y yo manejaba confiada hacia un Apocalipsis que me prometía concluir el mundo contigo.

Tus rojos labios en nuestra cita más trágica, esos yo los recuerdo. Labios que se desvanecieron por humedecerlos con tus lágrimas. Fueron labios que se ducharon y me hicieron recordar cuánto espero a que se te caiga el maquillaje y así poder saludar el rostro con el que te dices buenos días.

O aquel día que fuera del bullicio urbano encontramos la luna que un mes atrás estábamos buscando. Recapitula: volvimos con veintiún historias más, otro paquete de cigarros y unas húmedas manos que no cargaban vergüenza ni timidez. Era la textura del pasto en la que se enlazaban nuestras piernas la misma que reclamaba los miles de besos que también nosotras nos exigimos.

¿Te acuerdas cuando te dije que eres a quien le quiero pegar mis tatuajes temporales de perrito? ¿Que te conté que eres con quien comparto mis gifs divertidos y con quien si no estoy hablando le estoy escribiendo? ¿Te acuerdas? …Tal vez es porque no lo he dicho.

Eres la piel que quiero tatuar, con quien quiero reír, a quien le quiero expresar y sobre quien quiero redactar.

Like what you read? Give Iris Rivera a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.