Entregarte el universo de nuevo

No sé las veces que has caminado por nuestro recuerdo solo, no sé si te pesan más las cicatrices que el arrepentimiento…

No sé dónde ni cuándo, no sé el porqué y mucho menos el cómo, pero sí que sé que contigo.

No sé tus razones, no sé tus certezas, si con tu pensamiento juegas y con tu boca amas, siendo humano esclavizado al fuego perdedor.

No sé hasta dónde acechan tus palabras a la verdad, no sé si mentiste, no sé si me crees, pero te veo luchar con fuerzas, no nos fallaremos esta vez, enano.

No sé si sigo sin valer la pena, si has buscado ropa en otros armarios, pero te aseguro que mis camisas te quedarían mejor a ti. No sé si sigo siendo lo suficiente, si los domingos serán míos, pero quiero bancos bañados de besos de película.

No sé si has soñado a alguien, pero sé que puedo cumplirte. No sé si has llorado a alguien, pero conmigo te puedes volver a reír, medir el dolor de tripa en carcajadas y volverme de nuevo adicto al brillo de tus ojos.

No sé si te has ahogado dando vueltas a un “nunca”, no sé si recuerdas alguno de nuestros “siempre” o si te arrepientes de aquel “ya basta” que dijiste.

Ya ves, al fin y al cabo no sé nada de ti, cualquiera diría que no te conozco. Pero no te preocupes porque nunca supe nada de mí hasta que te encontré.

Así que ven conmigo, dame la mano, capaces de todo lo que el volver a conocerte me proponga.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.