Soñarte

Quiero dormirme.

Quiero dormirme para olvidar todo aquello que no puedo tener. Todo lo que no puedo alcanzar. Todo lo que no te puedo entregar.

Quiero dormirme y recordar cada momento a tu lado. Cada gesto, mirada u otra casualidad repentina que decida desorientarme, aprovechando un instante de debilidad en mi sentido común.

Quiero dormirme para saber como sientes. Imaginar ese mundo interno que creaste cuando me susurraste por primera vez. Vivir dentro de esa atmósfera atravesada por rayos de incertidumbre y felicidad. Esa mezcla extraña, a la vez que perfecta, llamada “amor”.

Quiero dormirme en un sueño contínuo donde el estómago duela por causa de las mariposas. Donde los nudos de garganta y los temblores de rodillas sean habituales. Donde las manos sudorosas y nervios a flor de piel marquen el ritmo de las horas. Donde el viento susurre al oído cada vez que una mirada se entrelace.

Quiero dormirme en ese sueño contínuo, dentro de esa atmósfera para recordar y olvidar. Quiero dormirme en ese sueño en el que “dormir” signifique vivir a tu lado.