Sobre kali linux y otras distribuciones 1

No soy especialista en seguridad informática, pero durante mucho tiempo admiré, y quizás todavía admiro, el conocimiento de quienes se dedican a ese rubro de las ciencias de la computación. Su dedicación. Sus obsesiones. Fundamentales en ese tiempo.

Cuando yo era un joven estudiante del secundario ser un entusiasta de la computación (un aspirante a hacker) era tener instalado slackware (yo jamás pasé de Windows en el secundario porque mis inquietudes siempre fueron poco precisas), pero los tiempos cambiaron.

“Tenes que instalar kali Linux”, recomiendan algunos a los jóvenes de hoy como la mejor alternativa para iniciarse en la seguridad informática, como quien recomienda un arma larga a un niño que solo necesita una navaja suiza (¿netcat?) para dar sus primeros pasos en la vida silvestre.

Desde mi punto de vista, Kali te convierte en el inspector Gadget y al mismo tiempo te hace creer robocop (peligrosa combinación). Desde mi punto de vista, la mejor herramienta para iniciarse en la seguridad informática es Tails o Qubes o alguna otra distribución destinada a proteger nuestro anonimato, porque antes que aprender atacar, hay que aprender a defenderse.

Son tiempos duros, con gente y organizaciones poderosas detrás de las computadoras. Son tiempos donde resulta prioritario pensar en nuestra seguridad y privacidad.

Kali es redundante porque usa muchas herramientas que sirven para una misma cosa. Y me parece peligroso que un grupo de púbers tengan acceso a esas herramientas. Prefiero que aprendan a instalarlas y configurarlas y sepan qué hacen cada una de ella, antes de usarlas.

¿por qué escribo este texto sobre distribuciones Linux? Porque es la opinión de un hombre común, un observador certero pero carente de experticia en el tema, una mirada necesaria. Además, hace mucho no escribía nada.

Like what you read? Give Apuntes a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.