Día 4: Sensible

Esta mañana diré que soy sensible no se si es bueno... Jejeje 😁

Todas las noches solía esperarla, fuera de la universidad, a que saliera de clases… caminábamos juntos jugando…riendo…en todo el camino no había espacio para nada más que risas y buenos momentos… era la forma más bonita de terminar el día… junto a ella… junto a todas sus ocurrencias y sus risas… junto a ella cuando saltaba en aquel charco de agua que dejo la lluvia… era tan hermoso presenciar ese momento… sobre todo por que podía ver que ella era feliz… junto a ella cuando la abrazaba y daba aquel pequeño salto… junto a ella cuando caminábamos y me contaba lo hilarante que había sido algo que paso en clases… junto a ella cuando sus ojos brillaban más que la luna… junto a ella cuando su risa daba más paz que el propio silencio de la noche… junto a ella cuando su sola presencia, en aquellas frías noches, abrigaba más que cualquier abrigo…

Ella tan mágica e increíble… hacía que hasta el día más pesado valiera la pena por terminarlo con ella… sin embargo… habían días en los que sus ojos se cristalizaban… e inevitablemente lagrimas recorrían sus mejillas… su mirada se volvía pesada llegando al suelo… en aquel momento podía sentir como si se tratase de una hermosa rosa siendo doblegada por una cruel tormenta… yo me quedaba pasmado… sin saber que hacer solo atinaba a abrazarla muy fuerte… no podía entender quien o que se había atrevido a hacer llorar a aquella hermosa y mágica chica…

Entonces pude comprender que ella no solo era mágica y hermosa … si no que también era muy noble… tenia un gran corazón… pues así como disfrutaba de las pequeñas cosas… y su risa tan sincera y encantadora… también le afectaba bastante las cosas malas… desde entonces me prometí a mi mismo que haría hasta lo imposible por tratar de hacerla feliz… de ver dibujarse esa hermosa sonrisa en su rostro… de ver sonreír aquellos ojos… y en los momentos en que las lagrimas brotarán yo las secaría y la haría sentir con un abrazo que conmigo estaba segura…

Te lo prometo…

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Robert HC’s story.