Mi amor por ti

Acabo de despedirte en el terminal, mientras te abrazaba para despedirnos me dijiste “Te amo”. Durante todo el camino de regreso a casa me retumbaba ese “Te amo” en todo mi pecho haciendo eco, cada vez más fuerte, a medida que pasaban los minutos podía sentir en mi pecho ese “Te amo” retumbaba más fuerte y sentía un frío dentro de mi, y es cuando me di cuenta que al despedirme de ti me quede vacío, pues mi corazón siempre que sabe que se alejará de ti, me abandona, y eso me paso desde aquel día en que nuestros labios se juntaron por primera vez, desde ese día mi corazón ya no me pertenece, o es que él encontró donde verdaderamente pertenece.

Y es que me aterra la idea de estar lejos de ti, tú tienes una parte mía, una parte que renuncio a formar parte de mi, para ser parte tuya. Cada centímetro que te alejas más y más, siento como mi pecho se desgarra, me es inevitable sentir miedo, pues quien le da color a mi vida, alegría, emoción, ternura, enojo, pasión, amor, eres tú.

Un día leí, “No importa que tan fuerte seas, el día que te enamoras terminas siendo débil”, cuando se trata de ti me siento tan frágil, tengo mucho miedo que algo te fuese a hacer daño, es tan fácil que las lagrimas broten por mis mejillas; mi mayor deseo siempre será protegerte. Me da tanta rabia que mi personalidad sea mi mayor barrera, una barrera tan grande que muchas veces no me deja hacer o actuar como quisiera hacerlo, para demostrarte lo mucho que me importas; muchas veces termino lastimándote; cuando lo que menos quiero es hacerte daño, es tan frustrante querer actuar de muchas maneras, y al final simplemente dejarme dominar por el miedo quedándome pasmado sin hacer nada. cuando sería capaz de dar mi vida por ti.

Te quiero dar las gracias por todo lo que has hecho por mi, por ti me volví una mejor persona, haz hecho tanto en mi, que jamás hubiese creído llegar donde estoy. Te pido perdón por todo lo malo que te hice y hago pasar, créeme que lo único que siempre busque desde el primer día que te vi, fue verte feliz.

Te amo mucho…

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Robert HC’s story.