Sobre la necesidad de la familia tradicional

Hablar sobre la relación entre el conservadurismo y el liberalismo es una tarea extremadamente compleja, ya que el segundo término mencionado posee dos definiciones populares:

1❩ Conjunto de creencias y valores que buscan proteger y aumentar las libertades tanto sociales como económicas de los seres humanos.

2 ❩ Conjunto de creencias y valores que se oponen directamente al tradicionalismo.

En ciertas ocasiones, el conservadurismo y el liberalismo pueden defender el mismo conjunto de creencias y valores, sin embargo, es esta segunda definición de liberalismo como antitradicionalismo que busco examinar; especialmente su fracción que ha modificado y, al parecer, seguirá modificando conceptos y relaciones que constituyen la familia.

Si posee, o no, cierta ventaja evolutiva la existencia de cierta tradición depende no solo de la cantidad de individuos que la manifiestan y su periodo de existencia sino también de la manera en que interactúa con el resto de las tradiciones y acciones no tradicionales realizadas por cierta población, y, la forma en que ésta interactúa con su ambiente. ¿Hemos acaso, previo a todo debate político, realizado un proceso de observación que incluya cada uno de estos factores y sus diferentes interacciones?

No considero poseer la cantidad de evidencia necesaria para afirmar racionalmente que una pareja monógama y heterosexual como base de toda familia posea siempre ventajas evolutivas; sin embargo, tanto feministas interseccionales como individuos que consideran que Marx y Engels construyeron un sistema de pensamiento coherente han hecho que considerar valiosa la existencia de la familia tradicional sea un comportamiento culturalmente inaceptable. Toda crítica a la modificación de este concepto es considerada a priori como anti secular, anti científica u homofóbica por la izquierda progresista. ¿Es alguno de estos adjetivos afirmar que, por razones de selección natural, existen diferencias fenotípicas entre hombres y mujeres? Es decir, que el dimorfismo sexual existe de manera objetiva. Además, existen únicamente dos tipos de células haploides, y, patrones conductuales casi universales entre hombres y mujeres.

Este antitradicionalismo, que probablemente posee múltiples causas, no cataloga cierta tradición como inmoral debido a sus efectos sobre el bienestar de individuos conscientes (juicio moral utilitario), no busca ser intelectualmente honesto sobre las consecuencias que posee la presencia o ausencia de cierta tradición, este busca erradicar toda tradición que existe, bajo su línea de pensamiento, como institución capitalista, heteropatriarcal o que promueve otro tipo de opresión.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Roberto Ledezma’s story.