Por fin el pendejo caprichoso no serás tú.

Nunca nos enseñarán cómo presentar un arte en una reunión con un cliente, ni el director creativo, ni el director de arte, ni nadie porque observar es tan cotidiano que hemos perdido la capacidad de reflexionar sobre aquello, la capacidad de asombrarnos y reflexionar no parece de importancia para dedicarle tiempo.¿Entonces cómo podemos nosotros aportar lo nuestro para que la idea, el concepto, los textos y el arte sean aprobados por el cliente?: Argumentando, argumentando y argumentando. Más uno argumenta más seguro pareces y si más seguro pareces menos opciones tienes de que alguien te diga que no.

Debido a que nacemos viendo, nadie nunca nos enseña a observar ni a reflexionar porqué sentimos lo que sentimos cuando observamos algún elemento o composición determinada. Al ser una acción tan cotidiana y normal no reparamos en detenernos y entender cómo funciona. Pero si trabajamos en comunicación y contamos ideas visualmente, es de vital importancia saber cómo funciona nuestra capacidad de observar y que nos pasa con lo que estamos mirando. Esto, no sólo sirve para hacer lindos diseños y bellos artes, sino para poder presentar y argumentar mejor las ideas.

Antes de dirigir un arte; hay que saber pensar visualmente. Si no entendemos teórica y emocionalmente, lo que estamos presentando, difícilmente vamos a poder defender lo que hicimos. Los argumentos en nuestro trabajo lo son todo, podemos ser genios, pero si no tenemos las palabras para poder defenderlo todo se nos hace cuesta arriba. Un claro ejemplo de esto es el éxito que han tenido los departamentos de Planning dentro de las agencias de publicidad, donde con estudios de mercado y tendencias, logran que a las estrategias no les entren balas, lo que da como resultado que los clientes crean en sus palabras. ¿Cómo logramos nosotros lo mismo?, ¿qué han hecho los departamentos de Planning con el arte o diseño que presentamos de una idea? Es aquí donde la teoría nos puede ayudar:

Para eso están estos pilares básicos que recomiendo profundizar y racionalizarlos en nuestro cotidiano. Composición / Peso / Tamaño / Color.

_Composición: Formación de un todo o un conjunto unificado integrado con cierto orden una serie de elementos. (Es decir, pon todo lo que quieras poner en el arte. Una vez que tengas todo, comienza a ordenarlo)

_Peso Visual: El peso visual es la capacidad que tiene un elemento de una composición de atraer la mirada de aquel que observa la imagen, cuanto más peso visual tenga, más atraerá la atención del ojo. (Lo que quieres que se vea primero haz que sea lo más atractivo, que seduzca, que atrape!)

_Tamaño: La percepción visual del tamaño se encuentra también fundamentada en los mecanismos de adaptación del ojo a la distancia, acomodación y convergencia*.

*Convergencia: es la unión de dos o más cosas que confluyen en un mismo punto.

(Cuida el tamaño de los elementos, si todo se ve del mismo tamaño el ojo no sabrá qué mirar primero)

_Color: El color es una percepción visual que se genera en el cerebro de los humanos y otros animales al interpretar las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores en la retina del ojo, que a su vez interpretan y distinguen las distintas longitudes de onda. (Cada color tiene un peso distinto. Por ejemplo el rojo y el negro tienen mucho peso. Estúdialos)

Si yo durante mi carrera de junior hubiera corregido los artes que hice durante mi carrera dentro de las agencias de publicidad, de seguro me hubieran aprobado muchos más artes de los que me aprobaron. Yo miro a veces mi carpeta y encuentro que estaba todo mal, lo que ganó algún premio, lo que casi ganó algo y todo lo que hice y mis compañeros me felicitaron sobándome el hombro, todo estaba mal porque, nunca revisé bien antes de entregar un arte en relación a estos pilares del mundo visual.

Lo esencial es no olvidarnos que todos observamos de la misma forma y vemos las mismas cosas en el mismo orden. Úsala a tu favor. Además, evitar palabras como “bonito”, “lindo”, “choro”, “rico” y reemplazarlas por “interesante”, “sencillo”, “claro”, es un buen comienzo para darle más valor y seguridad a tu trabajo.

Sabemos que el cliente siempre (con o sin razón) tiene la razón, pero al menos habrás defendido tú trabajo jugando limpio, con argumentos, demostrando que sabes lo que haces y porqué lo haces. Si a pesar de todo esto el cliente igual dice NO y sin argumentos, No importa, él quedará como un tirano, como un niño caprichoso que no escucha ni hace caso. Y en cambio tú quedarás como un tipo que defendió su trabajo y de todo el equipo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Rod Olave Navarro’s story.