Martes, doce de la noche

Salte de la cama porque se me ocurrió algo que escribir, no se si es por la hora, por el sueño o por simplemente mis ansias de poner una palabra atras de la otra, pero esta vez no me pareció una porquería, o como había escrito antes de mi ataque del buen hablar, una mierda.

Martes, dia choto. Ni comienzo de semana, mas lejos del final y con nulas ganas de afrontar una mitad de semana que no trae nada bueno. Día choto. Choto como pensar en la careteada del stand up. Tan puta es nuestra cultura que no podemos decir las cosas en nuestro idioma. Tan puta puede ser que cambiar el lenguaje de una frase hace que cambie su connotación. Porque comer “de parado” te hace mal dicen las viejas, porque una nena no va a mear “de parado” y si te cogen por sorpresa, bueno, digamos que te cogieron “de parado” para que no sea una causa judicial.

Pero no, el stand up commedy no es contar chistes de parado. Es una cosa distinta, con aire de antro newyorkino. Con ese sabor a extranjero y under una de esas mentiras que te hacen sentir un hipster antisistema. De esas cosas que te gustaban antes de que fueran populares, antes de que salieran en las recomendaciones de youtube o las pasaran en Tinneli. Mas vale que te diste cuenta de ese arte antes que todo, por tu ojo y tu buen gusto. Porque sos un excéntrico que la tiene clara.

Seguro ahora estas corriendo a buscar ciencia ficcion post-apocaliptica chechena o polaca o de algún país olvidado por los libros de geografía, lo yanki ya no cuenta como suficientemente extranjero y perdido. Querés descubrir ese artista sufriente que publicó seis copias de su obra maestra y ser el primero en leerla completa. O capaz alguna obra de teatro histórica donde los actores salgan en pelotas a plena luz y se tiren con pinturas en polvo.

Queres ser raro no? Guarda, que raro lindo, nada de andar matando gente o tener olor a pata. Geek, otaku, steam-punk, hipstey, yuccie,… ponele el nombre que quieras, pero te seguís llamando Juan Perez. Las “figuras de accion” las venden en jugueterías del shopping, como esos lentes de bronce trucho y los mangas que manoteaste en la librería del local de enfrente.

Sabes que es raro, que el auto-corrector de mozzila corrija mozzila por mozuela y shopping por pingopingo. Porque la palabra pingopingo es la mas usada del idioma castellano. Y aunque no sea ni el primero ni el ultimo en darme cuenta, por lo menos nadie me la tuvo que contar.

Gracias y saludos.