Cómo dormir en pareja y no morir de calor en el intento

En muchas partes de México el calor del verano es insoportable: ropa empapada de sudor y un sol que quema. Eso durante el día. Pero la noche puede ser igual de insoportable. Abres las ventanas, duermes en calzones y aún así mueres de calor; sobre todo si compartes la cama con alguien más. Dormir en pareja y no morir de calor durante el verano puede ser todo un reto.

Existen cientos de metáforas sobre el calor y la pasión. Puede que “alguien se derrita por ti”. Tal vez ya se “encendieron las pasiones” entre ustedes dos. O tal vez aún crean que “donde hubo fuego, cenizas quedan”. Pero el calor no estimula para nada la pasión. Todo lo contrario. Cuando las temperaturas son muy elevadas la libido “se apaga”. Al menos disminuye considerablemente su intensidad. Sólo piénsalo: esfuerzo físico y cuerpos tan calientes que queman… literalmente.

Las metáforas para el calor y el sueño también existen. Cómo olvidar las amenazas de mamá con nalguearnos en la noche “para que durmiéramos calientitos”. El calor corporal a la hora de dormir puede ser bueno. Pero es más complicado cuando compartes la cama con alguien más. Probablemente sus termostatos internos sean diferentes.

Seguramente a uno le gusta dormir caliente como carbón al rojo vivo y al otro fresco como lechuga. O simplemente sufren de frío-calor durante la noche. Todas estas situaciones seguro te hacen extrañar la cama que era para ti solito.

Como no queremos que el verano sea motivo de rompimientos amorosos y divorcios estamos aquí para ayudarte. Te damos estos consejos para dormir en pareja y no morir de calor durante las ardientes noches de verano.

El tamaño SÍ importa

Mientras más grande sea la cama mucho mejor será su descanso. Antes las camas matrimoniales eran demasiado pequeñas. Hoy son un poco más grandes pero muchas veces no es suficiente. La mejor opción para dormir en pareja es un colchón queen size. Pero si el tamaño de tu recámara lo permite ve por el placer máximo para compartir la cama: un colchón king size.

Si crees que una cama gigante puede ser mala opción para dormir en pareja piénsalo dos veces. Durante el verano técnicamente cada quién tiene su propia cama. En el invierno pueden dormir abrazados y cabe hasta el perro. ¿Qué no de eso se trata el amor? De dormir felices y compartir sus sueños sin morir derretidos por el calor.

Otra ventaja de una cama de gran tamaño son los ruidos y movimientos. Mientras más cerca estás de una máquina de ronquidos se vuelve más difícil dormir. La distancia de una cama gigante podría ayudarte. Si por el contrario tu pareja se mueve como chinicuil en comal seguro las pequeñas sábanas de una cama matrimonial no son suficiente para taparte.

La última recomendación a la hora de elegir una cama para su nidito de amor es que sea chaparra. Mientras menos alta sea habrá mayor frescura en su recámara.

Refresca tu casa y tu recámara todo el día

La vida godín hace que mantener el hogar fresco no sea tan fácil como antes que siempre había alguien en casa. Pero hay algunas reglas básicas que podemos intentar dependiendo de nuestros horarios. La primera es que si el calor de la calle es insoportable de nada servirá abrir la ventana. Es simple: si la abrimos lo único que entrará es el calor de afuera. Lo mismo sucede con el frío en invierno.

La mejor opción es abrir cortinas y ventanas por la mañana. Cuando cae el sol deja las ventanas abiertas pero sierra las cortinas. De esta manera tu recámara estará oscura pero se mantendrán las corrientes de aire. La otra opción es utilizar ventiladores o aire acondicionado para mantenerla fresca. En algunas partes es muy necesario. Sólo recuerda que la factura de la luz y el medio ambiente no te lo agradecerán.

La siguiente regla es muy importante. Evita tener muchos aparatos eléctricos encendidos en tu recámara. La televisión, el iPhone, la computadora y los focos encendidos contribuyen a aumentar la temperatura.

Dormir con las ventanas abiertas es un arma de doble filo. Si bien ayudará a mantener las corrientes de aire por la noche presenta un problema para descansar. Los ruidos de la calle podrían despertarte con facilidad: desde las sirenas de una ambulancia hasta los gritos de tus vecinos. Si disfrutas dormir con la ventana abierta la opción es usar tapones para los oídos.

Si nada de esto sirve va un último consejo. En las mañanas mete las sábanas al refrigerador dentro de una bolsa de plástico. Tiende la cama antes de acostarte y duerman frescos como una lechuga.

Cuerpos fríos como cadáveres

Si la recámara está fría y tu cuerpo caliente será igual de difícil conciliar el sueño. Y no nos referimos al calor de la lujuria. Lo primero que debes tomar en cuenta es cenar ligero. No sólo es bueno para tu metabolismo y sueño, sino para tu temperatura corporal. Los alimentos altos en calorías calientan el cuerpo, obviamente. Lo mismo sucede con el alcohol. Así que evita estos alimentos y bebidas antes de ir a dormir.

Existen otras opciones para que tu cuerpo se enfríe antes de ir a la cama. Un regaderazo de dos minutos con agua fría puede ser de gran ayuda. También poner tus pies dentro de una cubeta de agua fría con hielos. Si nada de esto sirve tenemos un tip más: acuéstate en la cama completamente desnudo sobre una toalla mojada.

Un rapidín para mantener el calor pasional

Técnicamente este consejo no es para dormir fresco con tu pareja. Pero aceptémoslo, si duermes con alguien también es porque disfrutas tener sexo con esa persona. Pero tener relaciones cuando el calor es insoportable se vuelve más difícil. El calor corporal de tu pareja que tanto disfrutas en el invierno se puede volver insoportable.

Así que la mejor forma de tener sexo durante las noches de inclemente calor es la modalidad rápida y sencilla. También pueden evitar posturas que requieran mucho contacto físico y las más complejas o desgastantes. Muy importante: si eres una persona “asquerosita” supéralo y piérdele el miedo al sudor.

Otra opción para que el calor de la pasión no se extinga cuando el calor de afuera es más alto es la regadera. No es tan fácil como las películas de Hollywood –y las porno– nos hacen creer. Pero con posiciones sencillas y mucho cuidado se puede lograr sin resbalar y morir desnucado por el calor.

Por último recuerda que los mejores juguetes sexuales del verano están adentro de tu refrigerador. Unos cubos de hielo o una paleta helada pueden ser perfectos para que tu cuerpo y el de tu pareja se mantengan frescos y excitados.


Originally published at www.clicknecesario.com on August 1, 2016.