Ay la culebra: En nombre de la Seguridad Nacional de México, las primeras 2 desilusiones que Andrés Manuel debe cometer por el bien de México

@RodrigoNieto
Jul 3, 2018 · 8 min read

México está embriagado de democracia, y los mexicanos están disfrutando su borrachera.

Independientemente del natural debate entre tribus perdedoras y la ganadora de si Andrés Manuel será o no un buen presidente, es sin duda un resultado digno de admiración que en la elección del 1 de julio del 2018, en México ganó la democracia liberal, cuando en el resto del mundo parece ir en retroceso.

Mientras la vía iliberal se muestra por todas partes, y las instituciones democráticas son cuestionadas por votantes de todo el mundo al punto de no creer ya en ellas como mecanismos de resolución de conflicto, en México los mexicanos actuaron en democracia para dirimir sus diferencias y trasladar de forma contundente a un actor politico de la periferia del sistema a su centro neurálgico. Andrés Manuel Lopez Obrador será el nuevo presidente de México. Su victoria encarna para muchos la llegada de un gobierno que, ahora sí, atacará de raíz a los problemas crónicos de corrupción y crimen organizado.

Dije que Andrés Manuel encarna la transformación. Lo digo literalmente. Escueta en detalles, la de Andrés Manuel, hasta este momento, es una revolución testaruda personificada en el Necio (lo digo con respeto).

La rabia y la esperanza de México las carga Andrés Manuel en su carne, que no en instituciones, partido o programa.

Por eso es tan importante que de todas las promesas que el nuevo presidente le ha hecho a México, con dos no juegue a lo perdido.

Desilusión 1: Es más republicano decir sí a los Pinos

El nuevo presidente de México se forjó en las trincheras de los movimientos sociales y no es producto de la política de tapices engalanados de la Capital Mexicana.

Andrés Manuel adquiere notoriedad nacional con la toma de pozos en Tabasco, las luchas en las trincheras de abajo, la resistencia civil (para unos pacífica, para otros no tanto). Se siente probablemente más en su elemento político en una tienda de campaña durante un plantón en Reforma, adyacente a Chapultepec, que en la “Casa embrujada” de enfrente.

No es accidental entonces que haya anunciado no que no vivirá en Los Pinos, territorio que en el imaginario Mexicano no representa necesariamente la sede democrática del poder (ese lugar lo ocupa Palacio Nacional) sino el claustro de las élites, el encierro de los poderosos y la política patrimonialista “fifi” que da vida de pompa y circunstancia a los que gobiernan, con toda la parafernalia del poder y los tapices reales que la acompañan.

Familia de telenovela en Los Pinos. Revista de sociedad CARAS.

Los cambios de régimen necesitan marcadores territoriales. Cayó físicamente el muro de Berlin y la metáfora del colapso del bloque comunista no pudo ser más clara. ¿Qué, el abandono de Los Pinos y rentar una casita cerca de Palacio Nacional no puede igualmente servir de alegoría?

José Mujica, ex-presidente del Uruguay, hizo de su Vocho símbolo de la austeridad que su gobierno representaba.

Y aún así, el nuevo Presidente de México deberá considerar muy bien si de verdad quiere abandonar el antiguo rancho de la Hormiga, que, paradojicamente, Lázaro Cárdenas habilitó como residencia oficial porque el Palacio de Chapultepec se le hacía muy ostentoso.

Es cierto que como Don Jesús Reyes Heroles decía, en política la forma es fondo y Andrés Manuel necesita romper drásticamente con el pasado para demostrar con símbolos que el cambio de régimen es real y el discurso de austeridad republicana es sincero. Pero Los Pinos que la gente ve, el de las fotos en revistas de sociedad y cenas con jefes de Estado es sólo una de las caras, la bonita, de la Residencia Oficial.

La otra cara, la más importante en este caso es de distinta naturaleza. Los Pinos es una base militar. Tiene todos los elementos necesarios para proteger al presidente y asegurar la continuidad de gobierno. Este bunker boscoso juega el importante papel de proveer un lugar seguro para que el presidente de la república ejerza sus funciones. Sistemas de comunicación con el exterior y de vigilancia al interior, espacios para el cuerpo militar, muros fortificados son todos necesidades en una democracia moderna en la que la ubicación del jefe de estado es siempre conocida.

Si el presidente Lopez Obrador decide no ocupar Los Pinos, cualquier propiedad en la que decida vivir tendrá que recibir la protección necesaria. Esto costará millones de pesos, pero más importante aún, pondrá innecesariamente en peligro la vida de los vecinos del presidente y sin duda alterará su tranquilidad. El aislamiento físico del presidente no es sólo para su protección, sino para la protección de los demás también. Todo presidente es blanco.

La solución más republicana es entonces mantener Los Pinos como Residencia Oficial. El gasto para “endurecer el blanco” ya se ha hecho. El presidente podría establecer políticas más abiertas e incluso transferir algunas de las areas de la residencia oficial no esenciales (las canchas de tenis, por ejemplo) al parque de Chapultepec.

La alternativa número dos sería volver a habilitar algunas de las habitaciones de Palacio Nacional como residencia del presidente. Esta era, originalmente, la versión preferida del nuevo presidente de México que gustaba decir que viviría en Palacio Nacional.

La mudanza geopolítica del centro de poder en México a su corazón simbólico en el Zócalo tiene algunas ventajas. Palacio Nacional es y fue concebido como un fuerte que ya tiene una amplia presencia de fuerzas militares para su protección. Reforzar la seguridad pasiva para mantener al presidente seguro no sería entonces tarea imposible, aunque la enorme actividad diaria en el Zócalo la hace muy difícil.

Peor aun. Si el presidente decide vivir en Palacio Nacional, areas de este importante recinto deberían ser cerradas al público. Palacio Nacional (y su colonia de gatos) es hoy un espacio público que precisamente conecta al ciudadano con el poder que lo representa. Cerrar partes del recinto sería ir en la dirección contraria a los deseos del nuevo mandatario Mexicano.

Rentar una casa cerca de Palacio, la opción de la que hoy habla Andrés Manuel, es de todas las opciones la peor, la más insegura y la menos efectiva. Pone al presidente en peligro, altera la paz pública e incurre en un gasto público innecesario.

Si la idea es rentar un inmueble y no realizar ninguna alteración ni contar con presencia de un destacamento de seguridad de algún tipo, entonces el plan es irresponsable al poner a la continuidad de gobierno en peligro.

Desilusión 2: El presidente Lopez Obrador necesita un Estado Mayor de su confianza

Al nuevo presidente de México lo sigue un océano de gente esperanzada que le dan el tratamiento de Rock Star a donde vaya. La muchedumbre lo detiene, su comitiva no puede avanzar. Selfies, camisetas para firmar, besos y abrazos. Esto no es excepcional para él sino cotidiano.

Así detuvieron a la comitiva del presidente electo los fans en su camino a su discurso de victoria en el Zócalo:

Aquí el video completo del arribo del victorioso:

Tuvimos suerte. En la versión del multiverso cuántico en el que habitamos, el nuevo presidente de México se desplazó con vidrios abajo en vehículos regulares entre calles llenas de tráfico y gente, mientras los medios de comunicación daban su localización en tiempo real. El candidato ganador dio su discurso en un Zócalo abarrotado donde la gente entró por donde quiso y cuando quiso, sin ningún control. El candidato bajó del templete, cansado, contento y el país celebró su victoria contundente.

Hay quizá un universo paralelo en donde los mexicanos no corrieron con tanta suerte. En donde en uno de los muchos eslabones débiles de esa cadena, el júbilo nacional se tornó en tragedia al no haber burbuja de protección.

Fueron esas escenas, con el candidato al centro de una masa de gente las que me motivaron a escribir estas lineas. Aunque mi trabajo como especialista en seguridad me ha vuelto probablemente hipersensible y hasta algo paranoico ante los riesgos, no fue mi carrera profesional la que influyó. En cambio, mientras veía ese recorrido triunfal de Andrés Manuel a vuelo de dron, mi memoria me jugó una mala pasada: Empecé a ver la escena imaginando una tonada de banda que al principio no reconocí. Huye José, Huye José……

El homicidio de Lomas Taurinas en 1994.

La culebra quedó grabada en la conciencia colectiva de México en 1994. El magnicidio de un candidato presidencial alteró la dinámica pública del país.

La vida de Andrés Manuel no es solo suya. Ya no. Encarna las esperanzas de la nación y a partir del 1 de diciembre personificará a México en su papel de Jefe de Estado.

La burbuja de protección aísla más de lo que protege. Muchos mandatarios de muchos países se han quejado de la soledad que sintieron dentro del perímetro de seguridad y la protección de sus guardaespaldas.

Y aún así, eliminar las funciones del Estado Mayor Presidencial, el cuerpo militar entrenado para proteger la vida del presidente, sin reemplazar ese equipo con algún otro que cumpla las mismas funciones, es un acto que podría dañar durablemente a México. Casi cien candidatos fueron asesinados en este ciclo electoral y el narcotráfico activamente limitó la capacidad de hacer campaña de muchos otros.

Si en 1994 la muerte de un candidato cimbró a México, en 2018 la muerte violenta de un presidente al alba de una transformación radical del régimen podrá sumir al país en un ciclo de violencia de larga duración. Esto no es hipérbole. La muerte de Francisco I. Madero y la traición de Huerta prolongó por más de una década la guerra civil revolucionaria.

México es hoy un reguero de pólvora y violencia armada. La chispa de un magnicidio en este país no sólo es un riesgo a la continuidad de gobierno; la paz en las calles está en riesgo.

Desde el fin de la revolución y la creación del PNR no ha habido un momento de la historia en que sea más peligroso entrar a la vida pública que ahora. El nuevo presidente de México necesita, de la mano de sus consejeros de seguridad, encontrar un Estado Mayor (o como quiera llamarle a su security detail) en el que pueda confiar, que lo mantenga próximo de la población, pero, sobre todo, que lo mantenga también seguro.

La responsabilidad de la investidura presidencial impone obligaciones. Es fácil decir que por México un político daría la vida. Puede incluso que sea cierto. La pregunta es, más bien, ¿si por querer a México el hombre de la política de la calle está dispuesto, no a dar la vida, sino a protegerla a toda costa, aún y cuando el precio sea aislamiento y soledad?

México no necesita un mártir, que las revoluciones se desnaturalizan cuando asesinan al hombre del carisma. México necesita un gobierno estable con un presidente listo a tomar las decisiones necesarias para acabar con la corrupción y la penetración del crimen organizado.

México tiene una fascinación con su nuevo presidente. Millones han puesto todas sus esperanzas en la carne y sangre de un hombre mortal. La protección de la casa presidencial y de un cuerpo profesional de seguridad no son lujos superfluos de la vacuidad presidencial. Son elementos esenciales para conducir lo que el presidente Lopez Obrador llama la “cuarta” transformación”.

Primus inter pares y por lo mismo, y aunque no sea un adagio muy LopezObradorista, por el bien de todos, primero la seguridad del presidente.

@RodrigoNieto

Written by

www.RodrigoNietoGomez.com

More From Medium

Also tagged Mexico

Top on Medium

Top on Medium

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade