Escaleras

Me pregunto cuánto océano guardaban sus ojos.


Todas las semanas no me gano la lotería
y nunca me he sentido triste por eso.


No sé 
si me estoy remodelando
o si me estoy reconstruyendo.


Una vez amé. 
Sé que no lo hice mal
pero al parecer 
tampoco lo hice tan bien.


El día de ayer
encontré una sonrisa muy bonita.
No me la quedé
porque creí que alguien
podía reclamarla.


Este ejercicio me gustó más que el último que escribí. La primera línea siempre es la más difícil porque dicta el ritmo, pero no el rumbo, de todas las líneas que siguen. Cada una de las cinco prosas tiene algo de verdad, porque ajá, qué chingo con esto de quitarme los filtros.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.