Haz, haz, haz

Just fuckin’ make…


Haz hasta que se te quemen las manos, hasta que te duela la espalda.

Haz cuando no sepas exactamente que es lo que quieres hacer de tu vida y no estás seguro que es lo que te apasiona.

Cuándo creas que estás equivacado, aunque no te salga bien, cuando no tengas inspiración. Sobre todo, cuándo no te salga bien y no tengas inspiración.

Aunque te digan que estás mal.

Make, make, make.

Haz hasta que la gente se olvide de que existes porque llevas demasiado tiempo haciendo.

Haz lo que más te gusta hacer y lo que no te gusta también.

Hacer es el nuevo pensar.

Con plastilina, papel, código, dibujos, harina, madera, números, piedras, cemento, palabras, con lo que sea.

Gracias.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.